Opinión
Viernes 25 de Agosto de 2017

Trump, un personaje peligroso

Cuando el presidente estadounidense Donald Trump dijo que los mexicanos "son violadores", pensé que él era un racista.

Cuando el presidente estadounidense Donald Trump dijo que los mexicanos "son violadores", pensé que él era un racista. Cuando escuché que decía que puede "agarrar" por los genitales a las mujeres debido a que es famoso, pensé que él era un sexista. Ahora, que ha defendido a los neonazis y a los supremacistas blancos en los Estados Unidos, me pregunto: ¿es un nazi? Por lo menos, yo sé que él no debe ser líder de los EEUU, y no puede.

Soy estadounidense, estoy estudiando periodismo en Rosario, en Argentina, y cuando tengo que hablar del presidente de mi país tengo vergüenza. EEUU históricamente ha sido un líder mundial; sin embargo, Trump no lo es.

Trump tiene relaciones tensas con muchos líderes mundiales, entre ellos con el presidente de México por el muro que quiere construir entre los dos países. Enrique Peña Nieto ya le advirtió que nunca pagará por ese muro, aunque Trump prometió a los estadounidenses lo opuesto. Pero también con Argentina la relación es complicada. Trump y el presidente Mauricio Macri fueron compañeros de negocios en el pasado y mantienen una buena relación personal. Cuando Macri fue de visita oficial a Washington en abril pasado, Trump dijo que los dos países van a ser excelentes amigos. Sin embargo, mientras por un lado EEUU autorizó definitivamente el ingreso de limones argentinos, por el otro impuso aranceles del 57 por ciento promedio al biodiésel argentino, medida que paralizará los embarques hacia ese destino.

No se puede confiar en Trump. Es un mentiroso, sexista, racista y quien sabe qué más.

En el Estado de Virginia, en la costa este de EEUU, se realizaron la semana pasada simultáneas protestas de grupos liberales por un lado, y neonazis y supremacistas blancos por el otro, que terminaron en incidentes. Ante esto, Trump defendió el odio e intolerancia del lado conservador. Dijo que los liberales también tenían la culpa de la violencia. Es irresponsable defender a grupos que sostienen ideologías basadas en el odio, y especialmente uno que causó la Segunda Guerra Mundial.

Durante su campaña electoral, Trump se mostró como un demagogo, un populista que supuestamente quería lo mejor para la gente pobre y los trabajadores. Pero desafortunadamente solo quería ser famoso y ganar la atención del mundo.

¿Debo regresar a los EEUU? Quizás debo esperar que termine su mandato o hasta que se le inicie un juicio de impugnación en su contra.

Trump es un personaje peligroso que tiene el control militar estadounidense y la economía más grande del planeta. Sus acciones impredecibles podrían tener consecuencias horribles en el mundo.

Braedon Kwiecien

Periodista de EEUU, residente en Rosario

Comentarios