Antes de que me olvide
Domingo 03 de Septiembre de 2017

Prueba

En la escuela primaria era sencillo: saquen una hoja. Había dos clases de "pruebas", de matemáticas y de castellano, que después empezaron a llamar "Lengua". Y dos clases de pruebas. Las de la maestra y las de inspección. Eran años en que los inspectores iban a las escuelas y evaluaban al grado, para saber de qué modo habían trabajado los maestros. Para eso las pruebas.

En el colegio secundario, con la división de profesores diferentes para cada materia las pruebas, que empezaron a llamar evaluaciones y/o exámenes parciales, eran sobre una parte de "el programa". Tenemos que cumplir con el programa. Estamos atrasados con el programa. Antes de las vacaciones tenemos que terminar el capítulo 6.

Eran traumáticas, nerviosas y ponían a todo el curso en pie de guerra las pruebas por las notas trimestrales (eran tres notas al año y luego la suma y división para dar la nota final) Se aprobaba con 7. Las pruebas salvaban las vacaciones, la compra de un regalo y hasta las salidas del fin de semana porque si en las pruebas "nos había ido mal" era necesario quedarse a estudiar. Me fue mal en química, tengo que estudiar para pasar al frente en la semana y levantar la nota.

Una actitud de respeto al conocimiento y de reconocimiento de nuestra ignorancia era el eje. Un personaje de la revista Rico Tipo (el "Ñato Desiderio") tenía una frase que resumía buena parte del sistema educativo:"garrá lo libro que no muerdennnn" era el consejo final de cada nota del personaje de aquella memorable publicación en la que, por otra parte, había un ideal femenino: las chicas Divito porque el inventor, director y productor de la revista era un dibujante apellidado Divito. Jose Antonio Guillermo Divito. El dibujaba unas figuras femeninas que aparecían en la revista que, si uno había tenido errores en las pruebas, no podía leer esa semana. Decomiso. Censura previa.

La mención de esa revista (en 1944, apareció, semanal, 350.000 ejemplares de aquellos años. Una locura) La mención de la revista obliga. Oscar Conti "Oski", Alejandro del Prado "Calé", Horacio S. Meyrialle, Carlos Warnes "César Bruto" o "Napoleón Verdadero", Miguel Ángel Bavio Esquiú "Juan Mondiola", Rodolfo M. Taboada, Juan Ángel Cotta, Aldo Cammarotta, Faruk, Gius, Pedro Seguí, Toño Gallo, Joaquín Lavado "Quino", Billy Kerosene, Mazzone, Wimpi, Guillermo Guerrero, Alfredo Levalle, Tomás Elvino Blanco, Garaycochea, Lalo Rey, Florencio Escardó (Piolin de Macramé) Lino Palacio. Todos.

Las pruebas tenían un costado oculto, delictivo: como copiar para aprobar y, también, un costado represivo: se prohíbe la chacota porque anduvo mal en el estudio. Entre las prohibiciones la lectura juguetona. Solo libros para aprobar. Y lo peor, la verdadera certificación que andábamos mal. Vas a tener que ir " a la particular" para que te ayude. Curiosa división entre los muchos y uno solo. Entre lo público y lo privado. Curiosa.

Comentarios