Opinión
Viernes 05 de Mayo de 2017

Primera ilegalización de la pobreza

Lesa ambientalidad. Hay problemas que nos parecen lejanos, pero que sin embargo son tan cercanos que nos afectan la vida sin que nos demos cuenta.

La pobreza fundamentalmente como fenómeno social estructural de una sociedad aparece con la modernidad. No es que antes no hubo pobreza, pero no existía con las características de la era comercial de la primera modernidad, luego respecto a la segunda modernidad de la era industrial ni tampoco con la actual modernidad financiera. La pobreza produce pobres y no es que el conjunto de pobres produce pobreza. El empobrecimiento como anormalidad social es un proceso y no un acto. El deterioro sucede en forma invisible, hasta que se manifiesta en su totalidad. La pobreza es una construcción social del hombre y no es producida por la naturaleza.

La mayor contaminación que sufre nuestra casa común, la Tierra, es la inequidad social y ambiental que camina por todo el planeta, fundamentalmente en el hemisferio sur. La pobreza con su contracara, el exacerbado consumismo y riqueza de unos pocos generando las penurias de muchísimos semejantes, nos está conduciendo a un actual biocidio.

El biocidio como proceso deteriorante de la vida en distintos grados nos indica que 3 .000 millones de personas son pobres relativos (u$s 2,50 diarios por día y per cápita), 1.400 millones son pobres absolutos (u$s 1 por día per cápita) , 1.100 mil millones no acceden a agua sana, 2.600 millones no acceden a servicios sanitarios, 842 millones son desnutridas, 4.000 niños mueren en el mundo por día por no acceder a agua saludable, 2 millones de personas adultas mueren por año por no acceder a agua segura y 1.200 millones de personas no acceden a la electricidad.

El 80 por ciento de la humanidad, es decir cerca de 6.000 millones de personas, vive con ingresos por debajo de u$s 10 por día. El cambio climático que padecemos podrá ocasionar el desplazamiento de más de 100 millones de persona por las inundaciones, entre otros factores. Según la FAO, se estima que en el año 2035 cerca de 5.000 millones de personas estarán afectadas por la escasez del agua. Según Unicef, 30 millones de niños en los países ricos viven en la pobreza. En los países en desarrollo 270 millones de niños no pueden acceder a asistencia sanitaria. La crisis del 2008 arrojó a la pobreza absoluta a cerca de 64 millones de personas. Actualmente 753 personas físicas controlan los medios de vivencia del 80 por ciento de la Tierra. El 60 por ciento del crecimiento poblacional, que se proyecta aproximadamente para 2050 en 10.000 millones de personas, se producirá en los países en desarrollo, o sea que el crecimiento poblacional agudizará la desigualdad social. Que de suyo se traducirá en pobreza absoluta, relativa, y no accesibilidad al agua y a los servicios sanitarios, entre otras cuestiones. Todos estos datos nos marcan una gravísima desigualdad, que se torna en la apropiación de la vida de la Tierra por unos pocos en desmedro de muchísimos otros.

La visita de Leonardo Boff

Necesitamos romper con lo dado y empeñarnos con la audacia de pensar y pensarnos en la construcción de otra realidad. Debemos indignificar la pobreza para que veamos su anormalidad y protejamos a sus víctimas los pobres. Porque donde hay pobreza no hay agua. Ese es el espíritu que tiene la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la UNR. Por iniciativa de la Cátedra del Agua de la universidad, el Consejo Directivo de la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales desde un enfoque cultural, dictó la primera resolución de una Alta Casa de Estudios de la educación pública del país por la cual Declaró Ilegal la Pobreza (DIP). Porque donde hay pobreza no hay agua. Nuestro profundo agradecimiento por este empeño institucional por un mundo de la ética de la equidad social y ambiental. Todo ello se da en el marco de la actividad organizada por la Cátedra del Agua, para el lunes 8 de mayo de 2017 a las 18 horas en la Sala Príncipe de Asturias del Parque de España, con la conferencia de Leonardo Boff sobre "Desde la Carta de la Tierra, Declaramos Ilegal la Pobreza (DIP) y la Escasez Social del Agua. La Lesa Ambientalidad", con entrada libre y gratuita. Si desenmarcamos la pobreza de la normalidad haremos prevención de la lesa ambientalidad. La pobreza es la violencia por otros medios y genera lesa ambientalidad, el daño ambiental.

Pensemos, para no repetir errores, que muchas veces percibimos que hay problemas que nos parecen lejanos y ajenos, pero que están tan íntimamente cercanos y que nos afectan tanto que olvidamos que estamos aquí, sólo aquí en un único planeta.

Comentarios