Twitter
Sábado 18 de Febrero de 2017

Pajareras

Las fotos en Twitter impresionan: en una toma aparecen decenas de pisos de cientos de departamentos de edificios gigantescos que albergan a miles de personas.

Las fotos en Twitter impresionan: en una toma aparecen decenas de pisos de cientos de departamentos de edificios gigantescos que albergan a miles de personas. El rectángulo lleno de los cuadraditos de las ventanas apenas deja vislumbrar la enorme concentración de esas megaconstrucciones que vistas desde el aire asemejan una interminable sucesión de bloques geométricos.

¿Cómo vive allí la gente, cuáles deben ser sus costumbres con límites que no se extienden a más de unos pocos metros de paredes delgadas como papel, haciendo así suya la intimidad de tantos otros? ¿Qué pasa con los lugares comunes?

Cualquiera se puede imaginar los ríos de gente en los horarios pico por la mañana y por la noche, cuando todo el mundo sigue el movimiento pendular que imponen los trabajos.

Otra cuestión demencial debe ser organizar los servicios para asistir a tantas personas en un lugar comparativamente reducido.

Es trabajoso imaginárselo cuando en Rosario hay que hacer equilibrio para vivir en paz en un edificio de propiedad horizontal que tiene veinte viviendas.

Esos cuadraditos de las fotos recuerdan a los miles de nidos de loros que hacen aparecer las barrancas como picadas de viruela.

Los que viven en esa miríada de cuadraditos ni se deben imaginar lo que es estar en una casa chorizo con galería, jardín al costado y un fondo con parrilla y lugar para plantar naranjos, ciruelos, limoneros, quinotos. Y para poner una pelopincho sin ninguna culpa por el pasto que queda aplastado debajo de la lona.

Comentarios