Opinión
Lunes 27 de Marzo de 2017

¿Otra vez la culpa será de nadie?

Apenas pasó un mes de la tragedia vial en la ruta 33 para que una historia similar se repita en suelo santafesino.

Apenas pasó un mes de la tragedia vial en la ruta 33 para que una historia similar se repita en suelo santafesino. Si aquella vez la falta de controles provocó el choque con mayor cantidad de víctimas fatales en la provincia, este nuevo accidente parece demostrar que poco ha cambiado.

Será patético hoy la guerra de declaraciones de quienes se van a tirar con la responsabilidad de un lado hacia el otro de los gobiernos. Probablemente la discusión principal del día será si tenía que haberse controlado desde la Nación que no circularan los camiones, o si ese pequeño detalle estaba en manos de las autoridades provinciales. ¡Qué pena no haberlo discutido antes! Siempre tarde, siempre después. Y vaya a saber cuántas ausencias de control similares provocarán las futuras tragedias.

Los santafesinos que circulan por las rutas de la región poco saben de jurisdicciones. Sólo intentan ejercer su derecho de libre circulación y no morir en el intento. Parece que cada vez eso es más difícil.

Y no es que los camiones que anoche protagonizaron el accidente en el que fallecieron dos chicos que iban en una trafic se escapó de un riguroso control de tránsito. Durante todo el fin de semana sobraron los testimonios de quienes registraron —en muchos casos con fotos— la intensa circulación de camiones este pasado fin de semana largo, que tiene como particularidad nada menos que prohibir que ese tipo de vehículos ande por las rutas.

¿Nadie los ve? ¿A nadie le llaman la atención? ¿Cómo se viene controlando esa disposición, pensada precisamente para ayudar a prevenir este tipo de accidentes? O, al igual que con los ómnibus de Monticas, no se hacía o se hace tan mal ese contralor que es casi lo mismo que no existiera.

¿Habrá alguna vez una asunción de responsabilidades directas? ¿O la gente se seguirá preguntando por qué a los funcionarios les importa tan poco la vida de las personas a las que deben cuidar?

Como están las cosas en Santa Fe, quizás habrá que ir acostumbrándose a que eso es solo una promesa de campaña y que el dolor no modifica la agenda de los políticos.

Comentarios