Opinión
Martes 31 de Enero de 2017

Los perros callejeros se jubilan

Infaltables, forman parte del mobiliario urbano como los banquitos redondos de cemento, los cestos con aros de acero inoxidable, los jardincitos nuevos de la plaza Sarmiento, los caños negros plantados en la esquina de Laprida y Mendoza, las garitas de la policía, los perros callejeros siempre están, y están en toda la ciudad, y la recorren.

Infaltables, forman parte del mobiliario urbano como los banquitos redondos de cemento, los cestos con aros de acero inoxidable, los jardincitos nuevos de la plaza Sarmiento, los caños negros plantados en la esquina de Laprida y Mendoza, las garitas de la policía, los perros callejeros siempre están, y están en toda la ciudad, y la recorren. No es difícil ver a uno marrón clarito merodear los contenedores de Entre Ríos y Córdoba y topárselo a las dos horas en Pellegrini y Juan Manuel de Rosas. ¿Es el mismo?, sí, tiene la mancha blanca en el pecho y un ojo más claro que el otro.

No son como los perros de departamentos, esos para los cuales las plazas son clubes sociales y deportivos, figura a la que adhieren los mismos dueños, que aparecen en un lugar del solar todos los días a tal hora, y regresan a tal otra, y mientras sus animales organizan per se carreras que matizan con ladridos y cabriolas veloces, ellos conversan sobre cuál es el mejor alimento, si es mejor el pretal o el collar.

Los perros callejeros están lejos de esas banalidades, empezando por el hecho de que ninguna correa los sujeta. Rápido, y algunos dolorosamente, aprenden a cruzar las calles, a conocer los lugares donde hay más comida (restaurantes, bares), las mejores recovas para guarecerse de la lluvia, y los más avispados, cómo entrar al recinto de los cajeros automáticos para pasar las noches de invierno. No muerden a la gente, es la que le da comida.

Pero, cuando ya no tienen fuerzas para dirimir una pelea salvaje, permiten con alegría que alguien los adopte. Siguen a sus dueños sin ninguna correa, son fieles, discretos, los mejores compañeros.

Comentarios