Opinión
Jueves 07 de Septiembre de 2017

Los claroscuros de Macri

Claves. El gobierno goza de un despejado cielo electoral pero, a la vez, el caso Maldonado le impide utilizar a pleno ese beneficio. La Casa Rosada no pagará la deuda de la forma que propuso Lifschitz.

De no ser por el caso Maldonado, a esta altura el gobierno nacional habría instalado la sensación de haberse convertido en un atrapalotodo de la política electoral. Basta con fijarse en la opinión publicada o en lo que, off the récord, dicen sus funcionarios y legisladores nacionales.

En verdad, el intermezzo entre las primarias y los comicios del 22 de octubre muestra un descalabro casi total en la oposición peronista. La única que tiene chances de seguir liderando un espacio real adentro del peronismo es Cristina Kirchner pero, desde el Senado de la Nación, Miguel Pichetto ha dicho que romperán filas con la dos veces ex presidenta. A la que Pichetto le rendía honor y pleitesía. Como antes hizo lo mismo con Carlos Menem, con Eduardo Duhalde. Y con todos los demás, también.

"Si fuera por Pichetto, nos sube la edad jubilatoria a los 90 años", dijo, con chispa, una referencia importantísima del gobierno nacional a LaCapital. En ese escenario poselectoral del peronismo, habrá que esperar para saber cómo se reacomodan los peones y alfiles. Por lo pronto, si no hay unidad en la acción de la mayoría de los sectores, incluido el kirchnerismo, el macrismo conducirá la nave sin mayores turbulencias.

Devaluación peronista

La derrota de Juan Schiaretti a manos del ex árbitro de fútbol Héctor Baldassi, y de otros gobernadores peronistas, le mueve el piso al peronismo no kirchnerista que no tiene, siquiera, una referencia para encabezar la Liga de los Gobernadores. "Uñac (San Juan) está verde, a Schiaretti le dieron una paliza y a Bordet (Entre Ríos) también. Nos queda Urtubey para liderar un espacio propio, pero no mueve la aguja. Es lo que hay", comentan en el Senado.

Mientras el peronismo deja pasar el tiempo con esos devaneos, en el gobierno nacional aspiran a aumentar los votos en octubre. En los próximos días llegará Mauricio Macri a Rosario para recorrer las obras del gobierno nacional en avenida de Circunvalación y también se espera una nueva visita del jefe de Gabinete, Marcos Peña.

El macrismo quiere que desde diciembre exista una sensación de cielo despejado para avanzar con una reforma tributaria, laboral y jubilatoria que no podría hacer sin un plebiscito previo en las urnas. En ese marco, desde una fuente oficial le dijeron a LaCapital: "Que Lifschitz se olvide de que pagaremos la deuda por coparticipación de la manera que pidió". Y agregó que no se va a hacer efectivo el pago en 12 cuotas y mucho menos en bonos.

Con estas señales —que son sólo eso, rumores o especies informativas— Cambiemos pretende instalar desde el Ejecutivo lo que el historiador Alan Rouquié denomina en su último libro "winner takes all, un poder electivo en el que el vencedor de las elecciones se adueña de la totalidad del Estado" (Alain Rouquie, El Siglo de Perón, Edhasa). En ese camino, el oficialismo tendrá una limitación de origen: aunque gane por amplio margen las legislativas, no tendrá quórum propio ni mayoría en ninguna de las Cámaras.

¿Qué mejor cosa le podrá pasar a Macri que lo que plantea Pichetto, como hacer rancho aparte de Cristina y el kirchnerismo? En ese contexto, bien vale otro interrogante: ¿los diputados massistas se integrarán luego de diciembre al Bloque Justicialista? No resultará un dato menor que Sergio Massa y Margarita Stolbizer queden excluidos del Parlamento.

La realidad en este último capítulo le dio lugar a especulaciones teóricas que se escribieron en esta columna al momento de integrarse la alianza entre el ex candidato presidencial del Frente Renovador y su par de Progresistas: el remedio fue peor que la enfermedad. Massa y Stolbizer se neutralizaron en vez de potenciarse. Se trata de una alianza que no sirve ni para la foto ni para los votos.

Al gobierno nacional, a veces, le salen todas. Siendo Massa el único personaje que podría morderle algún voto moderado, el ex intendente de Tigre no tendrá ningún tipo de presencia institucional. Claro está, si es que resultan electos senadores los representantes de Unidad Ciudadana y Cambiemos. O viceversa.

Este momento tan particular de la política argentina hubiera encendido las luces de la agenda de la potencial candidatura a la reelección del presidente Macri, pero se metió con toda la fuerza un episodio gravísimo, que va más allá del toma y daca y se transformó en crisis política. Es más, el in crescendo del caso Maldonado tapó mediáticamente la primera aparición de un "brote verde". No todo es oficialismo.

La situación de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, es particularmente comprometida. La propia funcionaria se metió en un callejón sin salida al poner las manos en el fuego por Gendarmería respecto de las responsabilidades.

Como contracara, pero a la vez como diferenciación dialéctica de lo que dijo Bullrich, Peña refirió ayer en su informe a Diputados: "No damos por sentado que fue Gendarmería, tampoco que no fue". Un fifty-fifty de posibilidades.

Obviamente, la oposición a Cambiemos se agarra del episodio Maldonado como náufrago al bote e instala todas las hipótesis posibles. El caso escaló de manera súbita por estos días e, incluso, activó las alarmas externas.

Al margen de las especulaciones para ganar miserables cuotas de posicionamientos políticos, y de oficialistas u opositores, la sociedad tiene el derecho de saber qué pasó con Santiago Maldonado. Y de peticionar para que aparezca vivo. Las obligaciones son del gobierno argentino. Léase: también del Estado.

Propietario: © Editorial Diario La Capital S.A. Inscripta en la Sección Estatutos del Registro Público de Comercio de Rosario al T° 80 F° 3602 N° 197 en fecha 19 de mayo de 1999. Dirección Nacional del Derecho de Autor (Registro de propiedad intelectual en trámite). Prohibida toda reproducción total o parcial del contenido de este diario. Dirección, redacción, comercial, circulación y administración: Sarmiento 763, Rosario, CP 2000, provincia de Santa Fe.

Comentarios