Paso 2017
Domingo 13 de Agosto de 2017

Los candidatos del margen de error

"Yo hubiera querido estar de una vez en el día siguiente, me quería salir de esa noche". Tal vez para muchos candidatos, eso que escribió Borges en un cuento será bastante parecido a lo que van a sentir en esta jornada, esperando los resultados

"Yo hubiera querido estar de una vez en el día siguiente, me quería salir de esa noche". Tal vez para muchos candidatos, eso que escribió Borges en un cuento será bastante parecido a lo que van a sentir en esta jornada, esperando los resultados. Es que en esa materia todo es tan incierto, que el escrutinio será lo más interesante de la elección.

Lo sufrirán los que terminen ganando, pero fundamentalmente los que pierdan. Porque es así, la victoria sólo está reservada a unos pocos y hasta es probable que pueda ser puesta en duda en ciertos casos, donde los números no dirán toda la verdad.

¿Habrá una distribución del voto en tres tercios como se calcula? ¿O se despegará uno de los frentes principales al imponerse sobre el resto? ¿Los que suban al podio serán finalmente los que todos imaginan, o alguien se llevará la sorpresa del año? Del lote que sigue: ¿se desprenderá alguno, o todos se amontonarán por debajo de los cinco puntos?

Lo que es seguro es que cada quien saldrá a explicarlo a su modo. Es que los números son un ingrediente con el que se puede preparar más de un plato. Estarán los que harán comparaciones con elecciones pasadas, los que sumarán a sus rivales de sector y, sobre todo, los que dirán que la gente tenía demasiadas ofertas electorales y por eso no pudo distinguir acertadamente.

El piso de las Paso

Pero si hay una función que seguro cumplirán las Paso de hoy será simplificar el abanico de candidaturas para octubre. No sólo porque se reducirán a una sola las diversas listas que compiten en los frentes o partidos, sino y sobre todo, por las candidaturas que van a quedar en el camino. Esas para las que las primarias fueron una linda experiencia de trabajo electoral, pero que significaron el límite al que pudieron llegar.

Se trata de aquellos nombres que si bien prometieron cambiar el mundo no lograron sumar el piso de votos que la ley electoral establece para seguir participando. Y, si bien no es un objetivo demasiado difícil de alcanzar, puede significar un filtro para aquellas postulaciones que tuvieron un error de cálculo al estimar las adhesiones electorales. O para quienes se lanzaron aprovechando las debilidades del sistema (numerosas opciones que crean confusión, escaso umbral para anotar una lista) y forman parte de las llamadas candidaturas del margen de error, que pueden filtrarse en los coeficientes menores cuando se aplique el método de promedios creado por el jurista belga Víctor d'Hondt.

Para tener claro este punto conviene traducir ese requisito electoral exigido a cantidad de votos reales y concretos que se deberán conseguir, y que son distintos según la categoría que se dispute. Todos deberán sumar al menos el 1,5 % de los votos para tener derecho a seguir compitiendo. El que no llegue a ese piso, se queda fuera de carrera hoy mismo. Si pasa, en casi 70 días tendrá la verdadera prueba de fuego, ser uno de los 9 diputados nacionales o de los 13 concejales que se elegirán a nivel provincial.

Los que aspiran a ser diputados nacionales la tienen más fácil. Necesitan para pasar a las generales el 1,5% pero de los votos válidamente emitidos en el distrito. Por eso este número es variable, ya que depende de cuántos sufraguen. En 2015 en Santa Fe hubo 1.970.000 votos válidos emitidos. Si se repitiera esa cantidad, el piso para competir para ser diputado será de 29.550 votos. Además, aquellas listas que integran un frente tienen una ventaja: para alcanzar ese número vale sumar lo que consigan todas ellas individualmente.

Para concejales, en cambio, el piso es más exigente. Cada partido o frente necesita el 1,5% del total del padrón del distrito. Por ejemplo, los electores de Rosario son 796.078, por lo tanto se precisan 11.941 votos para llegar a la general. Y hay un doble piso: además del señalado, cada lista tendrá que conseguir el 1,5% de los votos emitidos para seguir en carrera. Por eso podría ocurrir que un partido o frente supere aquel requisito del piso sobre el padrón, pero algunas de las listas que compiten en su interna no pueda ser incluida en la nómina definitiva de octubre porque no llegó al piso de los votos emitidos.

Será así que, "sin previo fervor pero misteriosa lealtad", los rosarinos irán hoy a las urnas nada menos que con la posibilidad de definir el futuro político de varios candidatos. No es poco.

Comentarios