Docentes
Lunes 03 de Abril de 2017

Lifschitz se pone duro con los docentes

Conflicto clave. La puja entre el gobierno provincial y los maestros marca el pulso político de estos agitados días. El gobernador perdió la paciencia y tras el rechazo a la oferta del 25% cambiará de estrategia.

No habrá nueva oferta salarial para los docentes santafesinos y se les van a descontar los días que no fueron a dar clases. Miguel Lifschitz, dicen, se hartó.

En las próximas horas se anunciará oficialmente que Lifschitz se convertiría en el primer gobernador en cumplir la amenaza que más se ha formulado en cada paritaria provincial del sector y del mismo modo olvidado, cada febrero y marzo. Se lo comunicó hace pocas horas a su ministro de Gobierno, Pablo Farías, quien sudó en las sombras una semana antes confiando en que Sonia Alesso entrara en razón y si necesitaban algunos días más para no dejar solo a Roberto Baradel (la titular de Amsafé es también la secretaria de Ctera y, en rigor, a la Casa Gris poco le importaba la pelea del titular del Suteba con la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal que, entienden, es más partidaria-electoral que gremial) le pidieran al gobierno provincial un cuarto intermedio que se lo concedían pero no que ganaran tiempo con excusas de insatisfacción forzada rechazando la oferta.

Alesso no quiso pagar el costo político. Argumentó que el 25 por ciento del ofrecimiento no era tal porque incluía el porcentaje del fondo nacional que el gobierno de Mauricio Macri (que se desembarazó, al parecer para siempre, de la paritaria nacional) no tendría pensado aumentarles.

Fue la gota final. Lifschitz montó en cólera y salió a responderle que la oferta provincial era del 25 por ciento —"el porcentaje más alto que dieran en todo el país por encima del 21 que había pedido Macri"; como al resto de los empleados del Estado provincial— pidiéndole que no tergiversara la cifra.

Ya que el gobernador saliera en persona a frenarle el carro a la dirigente gremial, cuando había dejado en mano de sus ministros esas discusiones, fue síntoma de que la cosa se había salido del modosito estilo mantenido hasta entonces. Los que lo frecuentan a diario aseguran haber encontrado un indicio infalible para saber cuándo el mandatario se fastidió en serio: la sonrisa del Gato de Cheshire (que inmortalizara Lewis Carroll en "Alicia en el país de las maravillas") que habitualmente no abandona su rostro, se esfuma casi del mismo modo que en la película sobre el cuento, aseguran.

De ahí a ordenarle a la ministra de Educación, Claudia Balagué, que dispusiera de las planillas de descuento, fue todo uno. Sabe que los docentes dirán que es una provocación y sobreactuarán enojos lanzando rayos y centellas pero deberán lidiar ahora con la intransigencia provincial, además de la nacional, y el tiempo que les juega en contra: ¿cómo explicarles a los padres santafesinos que sus hijos seguirán sin clases, alterando la cotidianidad habitual en tiempo escolar de cada hogar?

Y, sobre todo, cuando se vuelvan a sentar a la esa de negociación —lo que tendrá que ocurrir en algún momento— ya no tendrán que comenzar a discutir sobre el porcentaje sino cómo se devuelven a los maestros los montos descontados por los días sin trabajar que, es probable, para entonces éstos estén recriminándoselo a sus dirigentes. Y ahí es donde han cedido todos los gobernadores (también los dirigentes, convengamos). Habrá que ver si Lifschitz se banca en serio la parada como dicen que hará. Como fuere siempre resultó una herramienta sumamente eficaz para cerrar los acuerdos paritarios docentes. Un clásico.

Probablemente los gremios ya se vieran venir el endurecimiento con la primera escaramuza que partió desde el Ministerio de Educación: el anuncio del viernes pasado de que las clases en la provincia se extenderían hasta el 22 de diciembre paras recuperar los días perdidos. Es decir, hasta tres días antes de la Navidad los alumnos deberán ir a la escuela. Una noticia que no debe haber alegrado en nada a las muchas familias que viajan para pasar las fiestas en otras latitudes o ya para entonces planifican sus vacaciones. Frente a esto la intransigencia de los dirigentes de liquidar el conflicto cuanto antes no es más que un elemento de irritación extra.

Dispuesto a retomar la iniciativa en todos los frentes, hoy el gobierno provincial enviará a la Legislatura nuevas iniciativas para la Justicia que prometen nuevas discusiones, mientras en sus principales oficinas es inocultable el clima exultante porque entiende que fue un triunfo propio la decisión unánime del radicalismo en su convención provincial. En realidad, pueden decirlo así.

Es que la convención radical provincial dejó mucho para el rebote. Lo sorprendente es que lo allí resuelto fue por unanimidad y que salieron contentos los de un lado y los del otro. Al igual que sus socios, más los socios de unos y otros. Y como dice el refrán, cuando todos salen satisfechos o la cosa fue inocua o no cambió nada.

Que para Lifschitz sea un triunfo propio (del Frente Progresista, se entiende) y que para José Corral también lo sea (porque se habilitó que la Convención nacional decida ratificar la alianza con Cambiemos), quiere decir que todo está como era entonces. Tanto así que no faltaron dirigentes radicales que dijeran que fue una convención provincial de compromiso y por ello la unanimidad en lo resuelto: habrá radicales en todas las listas a diputado nacional, allí donde quieran estar. Las de Cambiemos y las del Frente Progresista, o como quiera sea que éstas terminen llamándose.

El socialismo promete que en los próximos días (¿en la quincena que se inicia?) habrá novedades sobre las candidaturas a diputado nacional que llevará el Frente Progresista que, se entiende, encabezará, un socialista (¿?) en ese caso. En tanto, la convención nacional de la UCR que hoy se reúne en La Plata ratificará la alianza con Cambiemos. "La UCR de Santa Fe irá con Cambiemos", anticipó el diputado nacional, Mario Barletta, luego de la convención provincial.

No obstante, se permitirán las dualidades como la de la provincia de Santa Fe. El interrogante es si será, como pidiera Macri, Corral quien encabece la lista de diputados nacionales de la coalición que gobierna el país por la provincia de Santa Fe. Corral no develará aún el misterio, mientras tanto es evidente que ha ordenado que el secretario general de la Municipalidad de Santa Fe, Carlos Pereira, le sea adosado a su espalda en cada aparición pública, se conozca su voz (hace discursos y opina de todo en los medios) y se convierta en la cara más visible de su gestión.

En la provincia de Santa Fe, los radicales integrarán mayoritariamente las listas a concejales del Frente Progresista.

Ahora bien, la sorpresa podría estar dada en lo que hasta hace muy poco parecía ser la única certeza en todos los socios del Frente Progresista: en todas las ciudades llevarían listas únicas de candidatos a concejal bajo la nomenclatura que gobierna el Estado provincial. Pero eso, ¿será finalmente así? ¿Existe la posibilidad de que haya excepciones? ¿Puede ser que radicales y socialistas armen listas de candidatos a concejal en algunas ciudades que no se llamen Frente Progresista Cívico y Social? ¿Hay dudas de ello en Santa Fe, San Cristóbal, San Justo…? ¿Cuáles serían las razones?

Es verdad que el secretario General de la Municipalidad de Rosario, Pablo Lautaro Javkin, el nombre extrapartidario que mejor le mide al socialismo de la ciudad para encabezar la lista oficialista al Palacio Vasallo ¿estaría reclamando que la nómina lleve otro nombre y no FPCyS?

Propietario: © Editorial Diario La Capital S.A. Dirección Nacional del Derecho de Autor (Expediente N° 5226063). Prohibida toda reproducción total o parcial del contenido de este diario. Las ventas de La Capital son auditadas por el IVC. Dirección, Redacción, Comercial, Circulación y Administración: Sarmiento 763. CP 2000 Rosario, provincia de Santa Fe. Teléfono: 5226000 Fax: 5226014. Fax recepción de avisos: 5226035/012. Avisos telefónicos: 5226060. Imprenta propia en Santiago 159 bis CP 2000 Rosario, provincia de Santa Fe. Teléfono: 4117784. La Capital utiliza los servicios periodísticos de las siguientes agencias: Internacionales: Reuters, DPA y AP. Nacionales: Télam y Noticias Argentinas.

Comentarios