Opinión
Jueves 23 de Marzo de 2017

La UCR, con el corazón partido

Claves. El radicalismo sigue sin tener peso específico propio ni liderazgo nacional, pero mantiene un poder territorial extendido que lo hace apetecible a macristas y socialistas. Paradojas electorales.

El radicalismo sigue sin poder recuperarse de los fracasos encadenados en la posdictadura tras el batacazo de Raúl Alfonsín en 1983, no se sabe muy bien a quién representa ni hacia donde va. Pero existen los radicales, están vivos y están en todas partes. En el gobierno y en la oposición.

A la UCR nacional como abstracción, como sello partidario, como ícono, no le queda otra que atarse al destino de Cambiemos, de Mauricio Macri. Si a Macri le va bien le seguirá quedando el rol de acompañante, de socio oficialista, de parte integrante del gobierno. Pero nunca podrá ser la cabeza de la coalición, no podrá tener un dirigente aspirando a la sucesión.

Si a Macri le va bien el sucesor será Macri. O en el peor de los casos un macrista. No habrá lugar ahí para una alternancia, como no la tuvieron los radicales en Santa Fe con el socialismo. Nadie ofrece alternancia cuando disfruta del poder.

En ese escenario, si al presidente le va bien al radicalismo también le irá satisfactoriamente si es que logra aumentar sus representaciones territoriales, su gran don, lo que le permite seguir vigente en las provincias. Aquella definición respecto de que la UCR tiene una parroquia en cada pueblo mantiene su vigencia.

Mirtha, por izquierda.

Las circunstancias políticas y de gestión que vive en este momento el gobierno nacional (en una semana en la que no pegó una y, en la que el presidente fue corrido por izquierda por la nonagenaria Mirtha Legrand) repercuten directamente en el radicalismo santafesino, que debe definir su política de alianzas a corazón partido.

Ayer, en la Gobernación santafesina leían con lupa las declaraciones de José Corral. "Lifschitz ganó gracias al radicalismo, y me voy a quedar en el Frente Progresista hasta el último día", dijo el presidente de la UCR. No está de más recordar que hace pocos días, el gobernador declaró que "no podía contar con Corral para las legislativas".

"Lo que Corral dijo ahora se explica por lo mal que le va al gobierno nacional. Está diciendo que se queda en «la casita de los viejos», en el Frente Progresista", ironizó una fuente que tiene oficina cercana al gobernador. En verdad, lo que están haciendo los radicales, no sólo Corral, es aprovechar al máximo está dualidad inédita de ser oficialismo con Macri y también con los socialistas. Un correligionario cordobés que supo ser gobernador y candidato presidencial, alguna vez explicó el trazo grueso de la política, pero más de los políticos: "¿Cuando estás adentro del gobierno, te vas a ir afuera? Afuera hace frío...".

En tiempos como éstos, en los que nadie tiene manteca para tirar al techo, tampoco cobran demasiado sentido las amenazas de enviar al desierto, munidos con anchoas, a algunos aliados que tienen posiciones díscolas. Los radicales les están dando a macristas y socialistas un sostén territorial que jamás podrían tener sin esos curas de boina blanca en las parroquias partidarias. Como supo decir Charly García: "Lo que ven es lo que hay".

La gran pelea que comienza en el interior de Cambiemos tiene que ver con los pedidos de la UCR para ganar posiciones o conservarlas adentro de la coalición. El radicalismo gobierna el 87 por ciento de las intendencias que tiene Cambiemos, mantiene el 50 por ciento de senadores en el Interbloque y el 48 por ciento en Diputados. A partir de esa composición actual es que los operadores radicales pujarán por más espacios.

No será neutra la manera en que la gestión del gobierno nacional llegue al mes de junio, cuando operará el cierre de listas. "Cuanto mejor nos vaya más chances tendremos de liderar el espacio en Santa Fe. Cuanto más cae Mauricio, más duro es imponer uno propio. Estamos cometiendo demasiados errores", blanqueó ayer a LaCapital una primerísima figura del PRO.

De acuerdo a ese contexto, a medida que pasen las semanas más aumentará la presión para que Corral acepte ser candidato a diputado nacional. Sería la única opción que ordenaría las candidaturas. Si no es candidato el intendente de Santa Fe, el PRO jugaría con un postulante propio para encabezar, y no habría que descartar competencia en las Paso.

Hasta aquí, la novedad política de la semana es el aval explícito que le dio Miguel Del Sel a Luciano Laspina. Del Sel renuncia a la embajada para volver a los escenarios con Midachi, pero no descarta participar de la próxima campaña acompañando a algún postulante. "Yo tengo mi corazón con Luciano (Laspina), que es un pibe que me acompañó mucho y que iba a ser mi ministro de Economía, dijo Del Sel.

Por el lado del radicalismo cambiemista también hubo rebelión en la granja durante los últimos días. Pese a que si no juega Corral casi todas las miradas se direccionan hacia Mario Barletta y Jorge Boasso, el presidente del partido a nivel provincial, Julián Galdeano, consideró que a esos dos correligionarios se les pasó el tiempo de ser candidatos. Cómo resolverán los radicales todos esos entuertos internos es algo que por ahora no tiene una respuesta racional. Lo más sensato lo aportó un dirigente del PRO rosarino: "Esto se ordena en cinco minutos si el presidente baja la orden y la lista que debe competir. Ahí se terminaron todos los guapos".

El primer mojón, el más importante, tendrá lugar en la convención nacional del 3 de abril próximo. Allí, los radicales debatirán largas horas, como les gusta, y aprobarán mantener la alianza con el PRO en Cambiemos. Tal vez, como en el evento fundante de Gualeguaychú, habiliten a los correligionarios santafesinos a marchar con los socialistas en las elecciones provinciales.

Adelante, radicales.

Propietario: © Editorial Diario La Capital S.A. Dirección Nacional del Derecho de Autor (Expediente N° 5226063). Prohibida toda reproducción total o parcial del contenido de este diario. Las ventas de La Capital son auditadas por el IVC. Dirección, Redacción, Comercial, Circulación y Administración: Sarmiento 763. CP 2000 Rosario, provincia de Santa Fe. Teléfono: 5226000 Fax: 5226014. Fax recepción de avisos: 5226035/012. Avisos telefónicos: 5226060. Imprenta propia en Santiago 159 bis CP 2000 Rosario, provincia de Santa Fe. Teléfono: 4117784. La Capital utiliza los servicios periodísticos de las siguientes agencias: Internacionales: Reuters, DPA y AP. Nacionales: Télam y Noticias Argentinas.

Comentarios