Opinión
Domingo 16 de Abril de 2017

La política guarda las cartas

Claves. Pese a que faltan menos de dos meses para el cierre de listas, en Santa Fe nadie quiere mostrar la estrategia para los comicios a diputado nacional. En Rosario, Pablo Javkin será candidato a concejal.

¿Arranca o no arranca? La política santafesina transcurre la previa a las elecciones de mitad de mandato sin salir del letargo, mirándose unos a otros e intentando guardar las cartas.

Lo primero que podría modificar el estado de las cosas es una candidatura a diputado nacional de Antonio Bonfatti, por una razón lógica y pulimentada: cosechó más 700 mil votos en los últimos comicios, es el último ex gobernador y mantiene un discurso muy crítico hacia el gobierno nacional.

Si Bonfatti es candidato la campaña será de toma y daca con Cambiemos y obligará a José Corral a replantear su situación política, hoy más cerca de la permanencia en la Municipalidad de Santa Fe que como candidato a diputado. La historia de Corral empieza a definirse: a fines de abril llegará a la ciudad capital el presidente Mauricio Macri, momento oportuno para que el intendente comunique su decisión.

"No hay definición, tengo tantas razones para ser candidato como para no serlo", dice el presidente de la UCR e intendente de la capital santafesina. Está claro que, así como Bonfatti ordenaría el tablero del Frente Progresista en su totalidad, saliendo a la cancha como postulante, lo propio sucedería en el macrismo con Corral.

Cartas sin marcar.

"¿Para qué vamos a mostrar las cartas si nadie lo hace?", dicen muy cerca del ex gobernador, al tiempo que rechazan cualquier cimbronazo con Miguel Lifschitz a la hora de los nombres.

Si Bonfatti no es de la partida, en la Casa Gris se manejan los nombres de Luis Contigiani (ministro de la Producción), Claudia Balagué (ministra de Educación) y alguna referencia que provenga estrictamente del Partido Socialista, tal el caso de Enrique Estévez, aunque el hijo del histórico líder partidario aún tiene dos años por delante como concejal. En la Casa Gris dan como totalmente descartada la candidatura del ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro.

Lo que sí ya se ha convertido en un secreto a voces es la postulación de Pablo Javkin a concejal de Rosario. El dirigente de la Coalición Cívica recibió la bendición del bonfattismo. La candidatura de Javkin es made in Lifschitz, quien está convencido de que abrir las fronteras del socialismo es la única y última carta que le queda para retener el poder en su ciudad-emblema. Lo propio pasa con Mónica Fein.

"Esto demuestra que no somos cerrados ni sectarios pero, además, viene de antes. Hasta a (Jorge) Boasso llevamos en las listas alguna vez. Javkin es un emergente, no un salvador y, de hecho, no se va a diferenciar del proyecto, todo lo contrario. Va a tener todo el apoyo de una organización política que él no tiene", dice una altísima fuente del partido de gobierno. Este diario ya adelantó que la lista podría completarse con Verónica Irizar y Sebastián Chale. Pero esto es política, y en política nunca hay que decir nunca.

Esa indefinición que se vive en el no peronismo, sin embargo, viene acompañada de ruidos y ruiditos por la inédita mezcla de espacios ideológicos en Cambiemos, que involucra al radicalismo. Pero que nadie se confunda: salvo un parteaguas que hoy no se advierte, el radicalismo santafesino seguirá pegándole con las dos piernas.

De hecho, en lo más alto de las constelaciones que conforman Cambiemos se vive una contradicción todavía mayor, pero que no genera espasmos. El PRO forma parte de la Unión Demócrata Internacional, que fue fundada en 1983 por Margaret Thatcher y George W. Bush, entre otros. La UCR es integrante de la Internacional Socialista, a la izquierda de su pantalla. Esa mezcla ideológica hace síntesis en Cambiemos, y en la dualidad santafesina del radicalismo con socialistas y macristas. Viva la diversidad.

Aunque no se haya notado demasiado en la veta pública, los diferentes sentidos de pertenencia generaron roces entre Lifschitz y Corral. Durante bastante tiempo no se mostraron juntos y tuvieron una guerra fría comunicacional en las redes sociales. Al fin, la semana pasada se vieron las caras por el aporte de seis millones que el municipio recibió de la provincia para obras de bacheo.

"En Santa Fe ciudad estamos haciendo desagües, centros de salud, el Parque de la Constitución, la Casa de la Cultura, la Plaza de Mayo, entre casi cien obras. Nadie invirtió tanto como nosotros. Y Corral sigue dudando de qué lado tiene que estar...", se golpean el pecho en la Gobernación, al tiempo que siguen de cerca los movimientos del intendente.

Si Corral no es candidato, las chances de una lista única con el PRO no se terminan pero sí se complican: hay muchos que quieren ser candidatos pero las bancas a ocupar no son demasiadas. Por las dudas, Jorge Boasso se fue a ver a Macri y le dijo: "Ojo, yo también me anoto". Mario Barletta se había reunido antes.

Con Luciano Laspina ya en plan de campaña en la provincia y con Roy López Molina, entre otros, esperando novedades los amarillos no descartan una competencia en las Paso. De todos modos, cierra perfectamente la explicación racional y pragmática de un alto dirigente ucerreísta: "Esto se ordena desde la Casa Rosada en 5 minutos, sea quienes fueren los candidatos". El oficialismo todavía no mostró su juego en otros distritos, tal el caso de la provincia de Buenos Aires.

Anote el lector las fechas de los cierres de listas: 12 de junio para las candidaturas provinciales santafesinas y 22 de junio para las nacionales. Unos días antes operará el plazo final para inscribir los frentes, momentos en que se considerará formalmente habilitada la temporada de campaña en la provincia de Santa Fe.

Ahora es el momento en que todos miran lo que hace el de al lado. El tiempo de no mostrar las cartas se termina pronto.

maronna160417.JPG


Comentarios