Opinión
Domingo 17 de Septiembre de 2017

La plata y la torta de cumpleaños

Distendidos, comprobaron juntos en Rafaela el avance de las obras que transformarán en autovía la ruta nacional 34 y coincidieron en la necesidad de impulsar la obra pública.

El presidente Mauricio Macri saludó con un abrazo a Miguel Lifschitz por su cumpleaños y preguntó sonriente si alguno de los presentes había llevado la torta para celebrar. Distendidos, comprobaron juntos en Rafaela el avance de las obras que transformarán en autovía la ruta nacional 34 y coincidieron en la necesidad de impulsar la obra pública.

Macri se mostró en todo momento cordial con el gobernador de Santa Fe, pero los obsequios, aunque no sea la fecha de su cumpleaños, siempre son para José Corral, el intendente de la ciudad de Santa Fe. Poco antes de prodigarle sonrisas al gobernador, Macri había dado muestras concretas de su afinidad con el dirigente radical.

Cuando falta poco más de un mes para las elecciones del 22 de octubre, el municipio de la ciudad capital recibió una nueva inyección de fondos frescos provenientes de la Nación. Macri dispuso el envío de 46.850.000 de pesos en ATN (Aportes del Tesoro Nacional); no fue la primera vez y seguramente no será la última. Desde enero de 2016 a la fecha, Corral se benefició con aportes por más de 200 millones. Ninguna otra localidad de la provincia recibió una transferencia siquiera aproximada de recursos.

Los ATN son un fondo dispuesto por la ley 23.548 y su finalidad es atender situaciones de emergencia y desequilibrios financieros, lo que les otorga a las autoridades de turno un margen de maniobra muy grande para decidir montos, destinatarios y momentos.

Si bien es real que en todos los gobiernos nacionales se dieron situaciones similares, la absoluta discrecionalidad en el reparto de los ATN confirma, una vez más, que hay hijos y entenados. Lo que en política podría traducirse como amigos y adversarios.

Entre enero de 2016 y mayo pasado, Rosario recibió apenas 13 millones en ATN; en ese mismo período, 152 millones fueron a engrosar las arcas de la gestión de Corral. El intendente de Santa Fe cumple años a fines de octubre pero tiene motivos para festejar todos los meses.

Nada es fortuito. Corral es una de las piezas clave del macrismo en su intento de arrebatarle en 2019 la Gobernación al Frente Progresista. Es además el artífice de la movida de dirigentes de la UCR provincial que se sumó a Cambiemos y tiene la confianza del presidente; de hecho, bajó de la lista de candidatos a diputado nacional a Jorge Boasso y le cerró las puertas para enfrentar a Cantard en las Paso. Para hacerlo tuvo el aval de Macri, pese a que hace dos años el concejal rosarino fue candidato a vicegobernador de Miguel Del Sel y después de la derrota tuvo un ofrecimiento para sumarse al gobierno nacional.

Macri y Corral tienen objetivos en común, pero entre Macri y Lifschitz, al final del camino, predominarán las diferencias. La relación tiene mejores y peores momentos, pero los frentes de tormenta siempre están sobrevolando. Por ejemplo, en la Casa Rosada nunca terminaron de digerir las críticas de la dirigencia socialista a la gestión del presidente.

No todo se reduce a distintas miradas sobre la realidad política y económica; hay otra cuestión de fondo y de mucho peso: la Nación tiene una deuda de 50 mil millones con la provincia por fondos coparticipables. Santa Fe acudió a la Corte Suprema de Justicia, que avaló el reclamo en noviembre de 2015. Casi dos años después, aún no apareció una propuesta de pago. Lifschitz propuso que le reintegren 15 mil millones en efectivo, cuotas mensuales iguales y consecutivas de 635 millones y títulos públicos por el resto. Nunca tuvo una respuesta concreta.

Seguramente resolver cómo se cancelará la deuda llevará más tiempo, pero los ATN son cuestión de todos los días. En la Cámara de Diputados, a fines de agosto, Marcos Peña defendió el criterio de reparto que se usó en los primeros meses de 2017 y aseguró que la mayor parte fue para la oposición. El dato era erróneo: el 66% de los recursos llegó a localidades gobernadas por el PRO y la UCR.

Las autoridades económicas de Santa Fe aseguran que en la provincia el reparto es aún más sesgado: casi el 80% del dinero en ATN fue a parar a intendencias y comunas macristas. La información quedó registrada en un anexo entregado al Congreso por el propio jefe de Gabinete como respuesta a la pregunta número 485 de los legisladores. De enero a mayo, los aliados santafesinos del gobierno recibieron 57,3 millones; las administraciones del Frente Progresista y el PJ percibieron 7,6 millones.

Durante el gobierno de Cristina Kirchner, Corral denunció en varias ocasiones que era discriminado con los ATN y seguramente tenía razón. Ahora es el mayor beneficiado en Santa Fe. La discriminación se mantiene, pero afecta a otros municipios.

Comentarios