Opinión
Sábado 01 de Julio de 2017

La maternidad que no atiende partos

El 15 de junio la Municipalidad de Rosario inauguró el Area de Atención Integral de la Mujer, la nueva maternidad del Hospital Roque Sáenz Peña, en la zona sur de la ciudad.

El 15 de junio la Municipalidad de Rosario inauguró el Area de Atención Integral de la Mujer, la nueva maternidad del Hospital Roque Sáenz Peña, en la zona sur de la ciudad. Como toda inauguración oficial, hubo presencia de funcionarios municipales y provinciales, además de precandidatos del oficialismo. También fueron figuras del socialismo y el Frente Progresista.

El acto fue encabezado por Mónica Fein, pero también hablaron el secretario de Salud del municipio, Leonardo Caruana, y el gobernador de la provincia, Miguel Lifschitz. Todos destacaron que se trata de instalaciones de avanzada y la intendenta incluso dijo que la nueva maternidad "es un orgullo" para la ciudad.

La maternidad del Roque Sáenz Peña atiende unos 2.000 partos por año. La mayoría de las mujeres que van a parir allí viven en la zona sur y en Villa Gobernador Gálvez. Para renovarla y convertirla en una de las mejores del país, según se aseguró en el acto, la Municipalidad se endeudó con la provincia. En total, invirtió 30 millones de pesos.

Ese día las autoridades cortaron la cinta y destacaron la importancia de la obra que estaban inaugurando. Nadie incluyó en su discurso una pequeña pero necesaria aclaración, que sólo figura en un párrafo perdido de la crónica sobre el acto que publicó la Municipalidad en su página web: "La nueva área comenzará a funcionar y atender pacientes en cuanto se terminen las pruebas en vacío, nuevos protocolos de funcionamiento, testeos y ajustes del nuevo equipamiento y la capacitación de los trabajadores".

Los medios, incluido este diario, difundieron la noticia y replicaron los discursos oficiales. Tal vez por eso muchas mujeres embarazadas se acercaron después de esa fecha para recibir atención en la flamante maternidad. Es evidente que ninguna de ellas había leído la segunda parte del párrafo perdido en la crónica oficial de la página web de la Municipalidad donde se aclaraba: "Por ello se recordó a las futuras mamás no concurrir aún a dicho efector y hacerlo a las maternidades correspondientes según se le indique en su centro de salud".

La inauguración fue un acto engañoso. Y no es casual que así haya sido. En tiempos electorales todo suma, o al menos eso es lo que creen los precandidatos y quienes los apoyan. En la foto oficial del acto aparecían Pablo Javkin y Verónica Irizar, los dos primeros postulantes a concejal por el Frente Progresista. Ninguno de los dos aclaró que la maternidad tal vez funcione recién en agosto, después incluso de las elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias. Tampoco lo hicieron el secretario de Salud, la intendenta ni el gobernador. Al escucharlos, todos entendieron (entendimos) que la flamante maternidad entraba en funcionamiento desde ese día

La explicación tal vez no sea tan difícil, aunque no por eso es menos inaceptable. Las Paso serán el 13 de agosto. Si por alguna razón lo que falta para poner en funcionamiento la maternidad no estuviera listo para esa fecha, la inauguración de todos modos ya estaba anunciada y por lo tanto instalada en el inconsciente colectivo. El oficialismo posiblemente calculó que eso podría reportarle votos.

La nueva maternidad (Frase indescifrable de Fein: "Va a cambiar el paradigma de nacer") podrá ser considerada como tal el día que se asista allí a la primera mujer embarazada, el primer parto, el primer neonato. Lo que se hizo el 15 de junio es propaganda. No está mal hacer marketing de la gestión. Lo que se cuestiona es cómo se hace, y sobre todo si se hace con la verdad.

Comentarios