Opinión
Viernes 03 de Febrero de 2017

¿La era Trump o de China?

¿Es la "era Trump" en realidad el verdadero comienzo de la era de la supremacía china en la escena global? A una semana de la asunción del nuevo presidente norteamericano, no son pocos que se hacen esta pregunta. "China se está comiendo el almuerzo de Trump", advirtió una nota de la agencia Bloomberg citada por la columnista conservadora Jennifer Rubin en el diario The Washington Post.

Según el análisis, la decisión de Trump de retirar a Estados Unidos del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica "crea un vacío político y económico que China está impaciente por llenar, lo que es potencialmente dañino para el prestigio norteamericano en Asia".

De acuerdo a esta visión, "los líderes chinos ya están obteniendo apoyo a favor de la globalización y el libre comercio", en un giro inesperado donde la retórica del presidente del gigante asiático, Xi Jinping salió a comparar al proteccionismo con la idea de "encerrarse en un cuarto oscuro".

Rubin advirtió que los demás países, en Europa y Latinoamérica "ahora miran a China" y eso para Estados Unidos no es un triunfo. "Eso es elegir la declinación, promoviendo una reducción de la influencia política y económica de Estados Unidos. ¿No se trataba de que Trump hiciera lo contrario?", señaló.

Desde las páginas del New York Times, Yan Xuetong, decano del Instituto de Relaciones Internacionales de la Universidad de Tsinghua, en Beijing, hizo un análisis similar. "China puede prosperar en la era Trump", sostuvo y destacó que mientras que el eslogan de Trump es "Hacer a América grande nuevamente", el del presidente Xi es apuntar a un "gran rejuvenecimiento de la nación china".

"Las frases tienen el mismo sentido: cada líder sugiere que su país ha declinado y asegura que podrá regresar a la posición de primacía en el mundo. Pero el triunfo de un país está construido sobre el fracaso del otro", subrayó.

Para el experto, si bien una posible guerra comercial y las escaramuzas entre ambos países en el Mar de China pueden significar un problema para Beijing, "la era Trump ofrecerá múltiples oportunidades" para el país asiático.

"China tiene una chance de convertirse en un completo superpoder si responde a la presidencia de Trump abriéndose más al mundo tanto económica como políticamente", remarcó. Y añadió: "La decisión de Trump de retirarse del acuerdo transpacífico es una oportunidad de Beijing para reforzar su posición como el líder económico de Asia, impulsando el comercio regional".

El cambio de roles o de acciones que se mueven en espejo que el mundo está experimentando desde hace apenas algunos días no deja de sorprender y augura muchas más de estas sorpresas en el escenario global.

Comentarios