Opinión
Jueves 08 de Junio de 2017

La ensalada política santafesina

CLAVES. La desaparición de hecho de los partidos políticos como ordenadores de las candidaturas hace que hoy haya candidatos radicales en cuatro frentes. Impugnan a Cambiemos. El PJ y la unidad.

Qué difícil resultaría explicarle la política santafesina a un politólogo sueco.

En casi ninguna provincia como ésta, los oficialismos y las oposiciones están mezclados en vectores diferentes e iguales, al punto de tornar inexplicable cómo juegan los partidos. Dígase desde el vamos: la Unión Cívica Radical estará aportando candidatos, por lo menos, a cuatro frentes políticos diferentes. Un delirio que sólo se consigue aquí.

Alguna vez, el histórico y chispeaante dirigente peronista Antonio Cafiero dijo que "para los radicales el acto de gobernar es un episodio molesto que sucede entre dos internas". Pero eso era en la época de las internas partidarias cerradas que, por ejemplo en Santa Fe, llevaron a que los correligionarios dividieron en blancos, rojos, amarillos y celestes. Más colores en la interna que una cassata.

Ahora, en Santa Fe hay radicales con el PRO, radicales que van solos, radicales que concurrirán a elecciones con el Frente Renovador y radicales que seguirán en el Frente Progresista. Esta situación inquieta a los aliados macristas y socialistas, porque les impide trazar un horizonte previsible en el mediano plazo.

La confusión llegó ayer a un punto límite: el radicalismo santafesino impugnó la utilización de la sigla Cambiemos en Rosario. Aquí, la UCR irá en soledad, como Lista 3, llevando como candidato a concejal a Martín Rosúa. Sobre Cambiemos ya pesa un pedido de impugnación del partido País, cuyos apoderados utilizaron el gambito de inscribirlo antes que los macristas. Qué estupenda sería la política santafesina si esos personajes se dedicaran a poner su picaresca e imaginación al servicio de causas nobles.

Una fuente inobjetable comentó anoche a LaCapital que en el Frente Progresista también están evaluando la idea de impugnar al partido del gobierno nacional, como una manera de objetar el doble juego del radicalismo, pero esta vez desde una óptica legal. O leguleya.

Esta andanada de intentos por censurar la signa Cambiemos tiene una explicación: es la marca que, según las encuestas, se impone en la provincia y en Rosario. No por algo, en el laboratorio de Olivos se atrevieron a designar como candidato a diputado nacional a Albord Cantar, quien tiene 99 por ciento de desconocimiento en la principal ciudad de la provincia.

"Estamos todos muy calientes con la Casa Rosada. Nos decían que (Luciano) Laspina no podía encabezar la nómina porque no lo conoce nadie y ponen a Cantard. Evidentemente nos mandaron a la piecita del fondo", confió ayer a este diario una fuente legislativa nacional amarilla.

Las internas y las peleas en el PRO local también contribuyeron a que sea un radical el candidato oficial elegido para encabezar. Y, como contrapartida, el que dice que se animará a hacerle frente es otro radical, el siempre inquieto Jorge Boasso.

Es tal el clima interno en el PRO que, en las últimas horas, Roy López Molina y Anita Martínez estuvieron en Balcarce 50 tratando de recoger apoyos. "Se dedicaron a bastardear durante un año, a fomentar internas y ahora tienen que ir a Buenos Aires. Nosotros vamos a competir con nuestra lista, que será encabezada por Charly Cardozo o López Molina", dijo una fuente del sector. Si no baja una orden explícita y terminante nadie sabe cómo terminará la cuestión.

Pero hay que volver al radicalismo. De forma errónea, algunos medios nacionales interpretaron que se había terminado el Frente Progresista en la provincia. En verdad, la coalición está con una especie de respirador, pero no dejó de funcionar. Es más, hoy la mayoría del radicalismo abreva en el Frente Progresista, como lo indicó el resultado de la convención provincial.

El que pateó el tablero y saltó el corral fue José Corral, quien tendrá la dificilísima tarea de seguir conduciendo la ciudad de Santa Fe en medio de una relación cada vez más tirante con el gobierno provincial. "No entiendo qué hizo Corral. Estamos viendo que es imposible ponerse de acuerdo en forma ordenada con el PRO Santa Fe. Están todos peleados y los desautorizan desde Buenos Aires. Mirá lo que le pasó a (Mario) Barletta. Es una locura irse del Frente Progresista sin garantías", dijo un dirigente rosarino.

En ese contexto, el lunes, el radical Rosúa se quejó también de la decisión de Corral y reveló que "jamás consultó al partido". Como para ponerle un frutilla de utilería al extraño postre, ayer el intendente de Santa Fe estaba que trinaba por la decisión de la UCR provincial de impugnar Cambiemos. Con correligionarios así, quién necesita enemigos.

Es tan extraña la política santafesina que el PJ pasó en horas de tener un sólo candidato (Agustín Rossi) a tener tres y a bosquejar la posibilidad de la unidad. Completan la escena Alejandra Rodenas y el triunviro cegetista Juan Carlos Schmid. La dispersión del voto no kirchnerista en más de un postulante podría favorecer a Rossi. Aunque, pese a eso, desde el sector no rossista aparecieron rumores sobre una presunta lista de unidad. Incluso se menciona una reunión reciente entre algunos senadores y Rossi.

"Es posible, aunque difícil ir en una lista de unidad", dicen cerca del ex ministro de Defensa. "Agustín pasó de villano a héroe. Antes no querían tenerlo en la primaria y ahora lo buscan para una lista de unidad", agrega la fuente. Razón no le falta.

También deben definir sus posiciones el Frente Renovador (con Daniela León como candidata a concejal) y otras alianzas menores. Además hay candidatos que aún no tienen partidos de referencia, como el caso del peronista Diego Giuliano, quien espera convertirse en una ambulancia de peronistas no kirchneristas si Rossi gana las primarias.

Una ensalada de siglas y confusión que pone a Santa Fe muy lejos de la "nueva política". O, acaso, la "nueva política" es peor que la "vieja". Que lo defina el lector.

Propietario: © Editorial Diario La Capital S.A. Inscripta en la Sección Estatutos del Registro Público de Comercio de Rosario al T° 80 F° 3602 N° 197 en fecha 19 de mayo de 1999. Dirección Nacional del Derecho de Autor (Registro de propiedad intelectual en trámite). Prohibida toda reproducción total o parcial del contenido de este diario. Dirección, redacción, comercial, circulación y administración: Sarmiento 763, Rosario, CP 2000, provincia de Santa Fe.

Comentarios