Opinión
Martes 23 de Mayo de 2017

La "brasildependencia"

Escándalo de corrupción. La renovada crisis política en el país vecino amenaza entorpecer aún más la tibia recuperación mostrada por la industria argentina.

La renovada crisis política en Brasil por casos de corrupción amenaza entorpecer aún más la tibia recuperación mostrada por la industria argentina, mientras el gobierno de Mauricio Macri se lanzó a profundizar la alianza comercial con Asia.

Macri trazó un balance muy positivo de su gira por China y Japón, donde primero cerró acuerdos de inversión por 17.000 millones de dólares y luego recibió la buena noticia de que Toyota aumentará su producción en el país.

Pero mientras dialogaba con los líderes asiáticos se disparó una crisis de proporciones aún difíciles de evaluar en Brasil, donde su presidente Michel Temer quedó a tiro de juicio político.

Las denuncias de corrupción que no dan respiro a la clase política brasileña vienen complicando la economía del gigante sudamericano, que selló hace años una alianza estratégica con la Argentina en materia automotriz.

Las compras de Brasil cayeron fuerte en los últimos años y esto derivó en suspensiones y despidos en las terminales, pero sobre todo en un impacto a gran escala en las autopartistas, la mayoría de las cuales son pymes.

Hace unos pocos años Brasil llegó a vender en su mercado interno casi 4 millones de vehículos nuevos y tiene una capacidad instalada para producir 10 millones de unidades por año.

Pero en la actualidad, con suerte alcanza a colocar 2 millones de vehículos nuevos por temporada, como ocurrió el año pasado.

Allí aparece en el horizonte la Argentina como lugar ideal para colocar estas unidades que "le sobran", una realidad que no resulta gratis para la industria y el mercado local. Actualmente, de cada 10 autos que se venden en la Argentina, 7 son producidos en Brasil.

Es por ello que a pesar de que el mercado nacional espera colocar este año 800.000 unidades cero kilómetro, la realidad demuestra que se trata de una buena noticia a medias.

En abril, Brasil mostró por primera vez en esta temporada un aumento leve en las ventas de autos, un indicio de que el mercado estaría dando los primeros síntomas de recuperación.

También la Argentina refleja una remontada: el indice de producción industrial del estudio de Orlando Ferreres aumentó en abril, por segundo mes consecutivo.

"Abril se destaca por la consolidación de la reactivación de la rama de metálicas básicas y minerales no metálicos. También en alimentos, impulsado por la producción de aceites en época de cosecha de distintos granos", reportó el trabajo.

Pero en contraposición destacaron que "el segmento de maquinaria y equipos aún no logra salir del terreno negativo arrastrado por automotores y productos de línea blanca; y persiste la caída de la elaboración de tabaco y en la elaboración de productos farmacéuticos".

Sobre 12 ramas de actividad, el estudio midió para abril tres con niveles muy superiores a los de un año antes; seis con subibaja en un rango inferior al 2 por ciento y tres con baja.

En el acumulado del cuatrimestre el índice general de producción industrial se mantuvo en la senda negativa: 1,8 por ciento respecto de igual período del año previo.

El informe dice que la industria manufacturera no será la impulsora del crecimiento de la actividad en 2017, tanto por el mal desempeño de Brasil, como por el retraso en el consumo.

A su vez, la Argentina está negociando nuevos mercados para exportar vehículos y no tener que depender tanto de su socio, que cada vez que se resfría la hace sufrir.

Uno de los problemas es que, a diferencia de lo que históricamente ocurrió en los países latinoamericanos, la corrupción brasileña arrastró el funcionamiento de la economía hacia una crisis de enormes dimensiones.

Brasil es el principal socio comercial de la Argentina, que le venía vendiendo autos a gran escala hasta que el gigante sudamericano ingresó en una crisis profunda.

En marzo los principales socios comerciales (exportaciones importaciones) fueron Brasil, China y Estados Unidos, en ese orden.

Las exportaciones a Brasil alcanzaron 798 millones de dólares y las importaciones 1.557 millones, por lo que el saldo comercial fue deficitario en 759 millones.

A esta altura, hay consenso en que el tembladeral político que sacude a Brasil repercutirá en la Argentina y podría afectar principalmente a economías regionales y diversos sectores de la industria.

Automotriz, calzado, plástico y químicos serán los más afectados si Brasil no logra mantenerse en la vía de la recuperación, aunque caiga su gobierno.

El intercambio comercial entre la Argentina y Brasil llega a 22.500 millones de dólares por año y del volumen de exportaciones se destinan a ese mercado un 15 por ciento. Expertos estiman que por cada punto que crece la economía brasileña, la Argentina aumenta en 0,25 por ciento su producto bruto y por cada auto que se exporta al país vecino, ingresan dos.

Como ocurrió a fines de los 90, Brasil puede convertirse en un dolor de cabeza de proporciones impredecibles para la Argentina. La crisis brasileña ralentiza la economía argentina porque afecta las exportaciones e impacta en el sector automotriz si ese país no se recupera.

José Calero

Noticias Argentinas

Comentarios