Opinión
Martes 23 de Mayo de 2017

La apuesta china

Un trillón de dólares invertidos en 60 países donde viven dos de cada tres habitantes del planeta Tierra: la apuesta china comenzó a rodar esta semana pero ya divide las opiniones de observadores y protagonistas.

Un trillón de dólares invertidos en 60 países donde viven dos de cada tres habitantes del planeta Tierra: la apuesta china comenzó a rodar esta semana pero ya divide las opiniones de observadores y protagonistas.

Los datos de la iniciativa "Un cinturón, una ruta", para cuyo lanzamiento estuvo presente el presidente Mauricio Macri, son impresionantes. Los proyectos de infraestructura en los que invertirá China corresponden a áreas del mundo que generan 40 por ciento del producto global, lo que incluye a la mayoría del continente asiático y parte de África.

Como lo destacó el economista Branko Milanovic en una nota publicada por el diario The Guardian, no se ha visto nada parecido en el mundo desde la implementación del Plan Marshall, con el que Estados Unidos inyectó fondos para la reconstrucción europea de la posguerra. El especialista destacó que algunos analistas consideraron que será apenas un gran derroche de dinero, pero otros vaticinan un verdadero empuje al desarrollo en los países periféricos, junto con un nuevo impulso a la globalización.

La situación de por sí preocupó al conjunto de editores del diario The New York Times, sobre todo por la posición que ocupa Estados Unidos en ese contexto. A través de una nota publicada esta semana advirtieron que la decisión de China de invertir más de un trillón de dólares en "rutas, puertos, energía y otros grandes proyectos en sesenta países" recuerda "cómo la visión e influencia de Estados Unidos se ha encogido bajo la Presidencia de (Donald) Trump".

Los editorialistas acusaron a Trump de avanzar con una agenda de "aislacionismo y proteccionismo" y de sembrar dudas sobre su "competencia" para el cargo. Y advirtieron que en ese contexto, el presidente chino, Xi Jinping, "transmite decisión y confianza mientras trata de rehacer el orden político y económico" atrayendo a países "a la órbita de Beijing".

El proyecto de China "representa un gran cambio en la filosofía del desarrollo" ya que "desde 1980, primero con los préstamos para ajustes estructurales y mucho más a partir de la caída del comunismo en la década del 90, las organizaciones para el desarrollo occidentales adoptaron una filosofía en la que ya no se trata de construir fábricas o puentes, sino instituciones".

El proyecto puede no ser tal como lo pintan, pero aún así los editorialista del New York Times se mostraron preocupados: "China claramente busca dominar el sistema internacional. Si tiene éxito podría ponerle fin al sistema establecido por Washington y sus aliados al terminar la Segunda Guerra Mundial".

La nota termina con una advertencia sombría para los norteamericanos y Europa: "no es una exageración afirmar que si Estados Unidos y sus aliados occidentales se vuelven hacia adentro, Xi podría prevalecer por default".

Nicolás Tereschuk

Noticias Argentinas

Comentarios