Opinión
Martes 20 de Diciembre de 2016

Festejos sociales y la alimentación

La sociedad argentina, al igual que ocurre en otros países de Latinoamérica, se caracteriza por una cultura y costumbres signadas por una multiplicidad de reuniones sociales, festejos y celebraciones.

La sociedad argentina, al igual que ocurre en otros países de Latinoamérica, se caracteriza por una cultura y costumbres signadas por una multiplicidad de reuniones sociales, festejos y celebraciones. En los últimos años se ha acentuado la tendencia de las personas a disfrutar y valorar su tiempo libre a través de diferentes reuniones con amigos.

Esto conlleva a que las celebraciones tradicionales como cumpleaños, fiestas de fin de año, Día del Amigo, Día del Padre o Día de la Madre, hoy en día se vean acompañadas por nuevos festejos, que forman parte de la nueva agenda social de los jóvenes (y no tan jóvenes).

Esa conjunción es en parte consecuencia de la cantidad de tendencias extranjeras que se fueron adoptando en nuestro país, como los After Office, Baby Showers, Fiestas de Halloween, Día de San Patricio, de Divorcio; entre tantas otras. Cada una de ellas tiene una temática especial, pero en definitiva su motivo de conmemoración es una excusa perfecta para generar nuevos encuentros.

La mayoría de estas reuniones se enmarcan en torno a comidas (bien sea en bares, restaurantes o en el hogar de alguno de los miembros de cada grupo), generando en los individuos una mayor exposición a la ingesta excesiva de alimentos hipercalóricos y bebidas alcohólicas.

Estos exabruptos repercuten negativamente en la salud de los individuos, quienes recurren a un medicamento en busca de alivio para los malestares asociados, siendo los antiácidos y los hepatoprotectores los más solicitados.

El sistema gastrointestinal se expone a agentes exógenos de la dieta. En respuesta a tales sustancias y patógenos, se induce el proceso de estrés oxidativo, que podría estar relacionado con el desarrollo de trastornos gástricos, orgánicos y funcionales. Si bien existen varios agentes hepatoprotectores, el ácido tióctico brinda protección metabólico hepática y, por su triple efecto, tiene una mayor respuesta antioxidante logrando una rápida recuperación. El ácido tióctico, también conocido como ácido alfa lipoico, es un derivado de ácidos grasos que se caracteriza por sus efectos antioxidantes.

El ácido tióctico además combate el estrés oxidativo producido por una variedad de especies generadoras de oxígeno y está implicado en la activación de otros antioxidantes tanto endógenos como exógenos.

Múltiples estudios muestran su eficacia en atenuar la oxidación proteica y consiguiente daño de las células hepáticas ante el consumo de alcohol, paracetamol, dietas ricas en grasas e incluso lo protege frente a situaciones de infecciones generalizadas. Para prevenir los malestares que implican este tipo de encuentros, existen una serie de consejos que se pueden tener en cuenta para evitar consecuencias de la ingesta típica de estas reuniones: beba abundante agua y evite una modificación rotunda respecto de los hábitos alimenticios que mantiene durante el resto del año. Permítase algunas licencias, incluso de alimentos no dietéticos, pero trate de que su alimentación en estos eventos no sea muy diferente a su ingesta normal.

Clemente Federico Martínez

Médico clínico

Comentarios