Opinión
Jueves 25 de Mayo de 2017

Espera

Es un tiempo valioso que pasa desapercibido, que se pierde (o se gana) sin que uno se de cuenta, es el tiempo en que media entre el momento del desenlace de un suceso y el conocimiento cabal de sus consecuencias y ulterioridades, eso y tantas otras cosas son las esperas, algunas infructuosas y otras reveladoras de cuestiones impensadas.

Es un tiempo valioso que pasa desapercibido, que se pierde (o se gana) sin que uno se de cuenta, es el tiempo en que media entre el momento del desenlace de un suceso y el conocimiento cabal de sus consecuencias y ulterioridades, eso y tantas otras cosas son las esperas, algunas infructuosas y otras reveladoras de cuestiones impensadas.

Nadie se salva de esos lapsos de incertidumbre que tienen el alma en suspenso y hacen fallar un latido al corazón en algunas instancias. El pibe que espera que el padre regrese del trabajo con un chocolate, el otro que ruega por un punto más en una materia que la lleva renga, la niña que suspira por encontrarse con el galancete que la desvela, y así hasta el infinito, porque la espera forma parte de la vida diaria casi desde el principio de la andadura en este extraño mundo, que nadie espera que alguna vez sea más previsible, aunque todos lo quieran.

Pero ese tiempo suspendido es rico, riquísimo en vivencias interiores, es el momento en que los recuerdos atropellan al que aguarda, es el instante en que afloran los "y si" llega a pasar tal cosa, o la otra, la comparación con situaciones contrarias según contó menganito. Y cuando la introspección ya resulta abrumadora, siempre está el celular para engañarse que se está haciendo algo mientras se aguarda.

Claro que es distinto esperar en la cola del cajero o en el ingreso a la cancha. Cada cosa tendrá un desenlace distinto con dispar impacto en cada quien, que terminará en alivio, preocupación, alegría desenfrenada o tristeza sin fin por una semana, al menos en el caso del partido de fútbol.

Lo mejor, siempre, es tener un libro en el bolsillo, una novela o una compilación de cuentos, y entretenerse con las esperas tejidas por un tipo que se pasó noches en vela imaginándoselas.


Comentarios