Opinión
Domingo 16 de Abril de 2017

El mundo al instante

Ahora es de verdad. El título de los viejos noticieros que pasaban en el cine antes de que corrieran las películas anunciadas en cartelera, "El mundo al instante" (UFA), Nodo, y tantos otros mostraban el acontecer de tierras lejanas, en blanco y negro.

Ahora es de verdad. El título de los viejos noticieros que pasaban en el cine antes de que corrieran las películas anunciadas en cartelera, "El mundo al instante" (UFA), Nodo, y tantos otros mostraban el acontecer de tierras lejanas, en blanco y negro. La mayoría tenía sesgos propagandísticos y exaltaban los logros y la evolución de distintas naciones dominantes según los bloques políticos de la época (norte-sur, países ricos y pobres; este-oeste, comunismo y liberalismo, y así otras definiciones según el gusto del consumidor). Se pueden recorrer en YouTube. Y ahí está el punto. Pocas veces se tiene presente la enorme, inconmensurable revolución social y cultural que plantea aún internet.

Los hijos de los inmigrantes pueden ver en tiempo real (o en imágenes actualizadas cada pocos días) los pueblos de sus padres, o abuelos; o se puede seguir los pasos de un descubrimiento y sus proyecciones. Hasta se puede ver cómo una persona envejece a lo largo de décadas, se puede palpar el horror de la guerra siria, por ejemplo, viendo cómo una calle de una ciudad cambió hasta quedar derruida en sólo cinco años. Es sobrecogedor, es el mundo al instante, el mundo que fue, el que es y en muchos casos el que será.

Como proceso lógico, después de cobrar conciencia de la magnitud de tales posibilidades que brinda la web, sobreviene la incógnita sobre de qué manera se aprovecha toda esa información; porque se habla mucho de internet pero poco de lo mucho que tiene.

No es un chiste. Quienes descubran cómo popularizar ese tesoro, abrirán una ventana a un horizonte inconmensurable.

Comentarios