Opinión
Martes 20 de Junio de 2017

Efectos de la autonomía peronista

"La jugada salió mal". Sin excusas, los laderos de Florencio Randazzo ven el horizonte poco alentador luego de que Cristina Kirchner sacrificara al PJ para pulverizar cualquier posibilidad de que surja un nuevo liderazgo partidario.

"La jugada salió mal". Sin excusas, los laderos de Florencio Randazzo ven el horizonte poco alentador luego de que Cristina Kirchner sacrificara al PJ para pulverizar cualquier posibilidad de que surja un nuevo liderazgo partidario.

Las ilusiones del ex ministro de enfrentar a su ex jefa en las Paso de Buenos Aires, afirmado en el voto "anti K", se esfumaron con la decisión de la ex presidenta de armar el Frente Unidad Ciudadana y dejarle el sello fundado por Juan Domingo Perón. La estrategia se completa con la aparición de otros dos frentes para competir en las primarias peronistas contra Randazzo, el liderado por el intendente de José C. Paz, Mario Ishii, y otro asociado a Guillermo Moreno. El ex ministro adjudica al cristinismo esa germinación para dividirle los fondos de campaña del PJ y los espacios publicitarios gratuitos en medios.

Ahora resta confirmar lo que todos dan por descontado: que la ex presidenta será candidata por Buenos Aires y que hará campaña por la solución de problemas que nunca resolvió en ocho años de jefa de Estado, como la inseguridad y la inflación, contra el ajuste inexorable que vendrá después de octubre.

Según distintas encuestas, la carrera arrancaría con el oficialismo en primer lugar, luego Cristina, detrás el Frente 1País de Sergio Massa y Margarita Stolbizer y cuarto Randazzo.

Muy probablemente esta escisión opositora le descontará puntos al espacio de la ex presidenta y hasta podría impedirle una victoria en octubre, pero le garantiza su supervivencia política, a menos de que sufra una derrota rotunda en las elecciones. El escenario fue descrito por el jefe del bloque de senadores del PJ, Miguel Pichetto, enfrentado a su ex jefa, como la "conurbanización de la política". Es que en esos cordones metropolitanos todavía reina.

En los hechos, los gobernadores peronistas del interior ya no le responden a la ex presidenta, pero primero buscarán hacerse fuertes en sus territorios.

Mientras tanto Randazzo quedó mal parado. Sus laderos más fieles le juraron lealtad el viernes en una cumbre catártica, pero seguían envueltos en rumores sobre su continuidad en esa formación. Randazzo jura que va a jugar, incluso solo, y piensa replantear su discurso. Para él, el escenario mutó dramáticamente: pasó de querer sacar provecho del voto "odio" en internas abiertas a poder ser víctima del voto útil si en las Paso no se muestra competitivo y el votante ve en otro candidato más potencial para representarlo.

Gabriel Profiti

Noticias Argentinas

Comentarios