Opinión
Jueves 14 de Septiembre de 2017

Coyuntura, campaña y territorios

Claves. Pichetto confirmó ayer que Cristina Kirchner no formará parte del bloque justicialista, abriendo aún más la división y favoreciendo al gobierno. Lifschitz-Macri, el vaivén de una relación.

A poco más de un mes de las elecciones y a días del reinicio formal de la tarea proselitista, la sensación es que no habrá forma de reinstalar la agenda de campaña, previa a las primarias.

Casi siempre sucede lo mismo: la extenuante, carnavalesca y cuasi pornográfica oferta electoral en las Paso termina por alejar casi definitivamente al elector de la temática que intentan darles al día a día los postulantes, en este caso a diputado nacional y concejal.

Se trata de una situación contradictoria: la elección que importa, la que es por los puntos y define las historias son las generales. En este caso, la del 22 de octubre. Pero no será posible en medio de la saturación que dejaron las primarias. En Rosario, existió la friolera de 43 listas a concejal y 57 a diputado nacional. Aun retumba la muchedumbre de precandidatos.

En el ámbito nacional hubo, además, un episodio de esos que modifican sustancialmente el estado de las cosas, entre ellas de la agenda pública: el caso Maldonado. ¿Tendrá influencia la desaparición del artesano a la hora de plebiscitar al gobierno nacional? Depende de cómo sea el desenlace. Es más, ayer proliferaban en las redes sondeos de cierto mal gusto sobre cómo, incluso, mejoró la imagen del presidente.

La batalla mediática

En todo caso, la ausencia de paradero de Santiago Maldonado no va a modificar la instalación actual de "la grieta", ese fabuloso negocio político que tiene como beneficiarios a Mauricio Macri y Cristina Kirchner. La continuación en el tiempo de la ensalada de acusaciones mediáticas entre periodistas de ambos bandos que actúan como militantes más que como analistas políticos (fundamentalmente en TN y C5N) mantendrá "la grieta" aquí, allá y en todas partes.

¿Qué mejor cosa le podría suceder al macrismo que derrotar por poco a Cristina en provincia de Buenos y, de ese modo, impedir que el peronismo puede reorganizarse detrás de otro liderazgo? Aun derrotada, la ex presidenta seguiría siendo la depositaria de la mayor cantidad de votos. A esta altura, Florencio Randazzo, su candidatura, ya parece un chiste.

De cara a 2019, Macri necesitará para su potencial reelección tener vivita y coleando a "la grieta" pero, además, deberá rezar todos los días para que en la vereda de enfrente aparezca Cristina como rival, con todos los aparatos simbólicos del peronismo.

Una fuente muy razonable del kirchnerismo reveló a LaCapital el martes cuando caía la tarde, que en un escenario de continuación de los actuales tópicos, la dos veces presidenta de la Nación no se presentará a competir. "Ella es senadora hasta 2023, cuando ya no habrá más Macri. Los péndulos en este país duran 10 años. Pero nadie podrá desentenderse de su opinión en 2019". Toda una novedad.

De acuerdo a los porcentajes de imagen, pero más que nada a la realidad política que dejaron las primarias, el gobierno de Cambiemos debería hacer todo mal para ser suplantado en 2019 por un candidato peronista. Por primera vez en una elección legislativa de mitad de mandato —salvo la primera de Raúl Alfonsín—, el justicialismo recibió una paliza de significación. En 2009, Néstor Kirchner perdió en provincia de Buenos Aires, pero el contexto pareció muy circunscripto a la crisis del campo y a un fenómeno de estación.

Ayer, el jefe del bloque del PJ-Frente para la Victoria en el Senado, Miguel Angel Pichetto, confirmó con su propia voz, y con sus propias palabras, un adelanto de esta columna, del jueves pasado: anticipó la ruptura de la bancada peronista tras las elecciones y que Cristina Kirchner tendrá que armar su "propio bloque" en caso de ingresar a la Cámara alta. De este modo, Pichetto acelera la ruptura definitiva del peronismo. En Casa Rosada deberían destapar una botella de champán.

"Si fuera por Pichetto, nos sube la edad jubilatoria a los 90 años", dijo, con chispa, una referencia importantísima del gobierno nacional a LaCapital la semana pasada, anticipando el escenario. El senador rionegrino rompe con Cristina, a la que le rendía honor y pleitesía cuando era la dueña de la lapicera. Como antes hizo con Carlos Menem y Eduardo Duhalde. Hombre de lealtades sucesivas, Pichetto hizo el anuncio durante un almuerzo del Rotary Club en el hotel Sheraton de Buenos Aires. Unas horas antes, Cristina había convocado a la unidad del peronismo.

En este escenario de "grieta", los partidos y/o frentes que no reportan a Cambiemos o al kirchnerismo deberán rogar que pase rápido el temblor y readaptar sus campañas. Es lo que por estas horas está haciendo el gobernador Miguel Lifschitz, quien no pudo, ni por asomo, trasladar en votos su imagen de gestión a la candidatura de Contigiani.

Ayer, Lifschitz notó buena predisposición de parte de Macri, quien lo recibió en Rafaela con una felicitación por el cumpleaños y, además, instó a que Albor Cantard le "cantara" el feliz cumpleaños. El mandatario santafesino debe conservar el liderazgo en el territorio pero, además, lograr una estrategia de acción y discursiva que le permita mostrarse como opositor, sin romper el buen trato con el jefe del Estado.

Lifschitz tiene una carta para jugar en esa relación: la Nación le debe a Santa Fe casi cincuenta mil millones de pesos que, según una primera fuente macrista, no tiene cómo pagar. Y mucho menos en la forma que propuso el titular de la Casa Gris.

Esa cuestión, y tantísimas otras, recién se empezarán a decantar cuando pase el tiempo electoral, sobre el filo del 2018. Se dará también ahí la bienvenida a un debate que asoma, aunque nadie lo diga públicamente: la reforma política. Pero será tema de otro momento, como la reforma de la Constitución santafesina.

Propietario: © Editorial Diario La Capital S.A. Inscripta en la Sección Estatutos del Registro Público de Comercio de Rosario al T° 80 F° 3602 N° 197 en fecha 19 de mayo de 1999. Dirección Nacional del Derecho de Autor (Registro de propiedad intelectual en trámite). Prohibida toda reproducción total o parcial del contenido de este diario. Dirección, redacción, comercial, circulación y administración: Sarmiento 763, Rosario, CP 2000, provincia de Santa Fe.

Comentarios