Copa Davis
Martes 29 de Noviembre de 2016

Olivo: "A Del Potro le sobraron huevos"

El rosarino que fue parte del equipo argentino habló con Ovación del gran triunfo criollo.

"Estamos muy contentos, porque este grupo representa a todo el tenis argentino, lo ganó el deporte argentino", dijo el capitán de la Copa Davis, Daniel Orsanic, en la premiación en Zagreb (Croacia). Segundos antes había nombrado a otros tenistas por fuera de los cuatro del plantel y entre ellos apuntó al rosarino Renzo Olivo, 24 años y 83° en el ránking, quien como parte del equipo participó de los octavos de final ante Polonia y jugó el dobles.

En esa oportunidad, Olivo perdió junto a Berlocq, pero el domingo ganó junto a todos.

"Aún estoy sorprendido, no sólo por la victoria sino por la actuación del equipo. Para mí fue un orgullo haber sido parte", le dijo ayer a Ovación en un hueco de sus cinco horas y media de entrenamiento en pleno lunes feriado, en conmemoración al 20 de noviembre, del Día de la Soberanía Nacional.

Y al intentar explicar la victoria histórica de Juan Martín Del Potro, dejó de lado las palabras políticamente correctas y se soltó como cualquier hincha argentino.

Sin medias tintas y con admiración dijo: "A Del Potro le sobraron huevos". Hoy nadie se animaría a discutirle ni a pensar lo contrario.

Apenas terminó la final en Zagreb, Olivo, como tantos otros tenistas y personalidades argentinas, tuiteó: "¡Gladiadores! ¡La ensaladera para casa! Gracias muchachos por representarnos de tal manera. Un orgullo haber sido parte".

Eso sintió y eso siente aún: que fue parte de algo inmenso, que lo llena de felicidad. "No digo que sea parte del triunfo, digo que fui parte del camino y eso para mí es importantísimo. El equipo me lo hizo sentir con mucha grandeza", remarcó.

Volvió sobre Delpo. "La manera que levantó el partido con un jugador de tamaña jerarquía como Marin Cilic no tiene nombre. Pocos jugadores en el mundo pueden lograrlo. Le sobraron huevos. Frialdad, huevos y equilibrio, por eso logró ese partido histórico, en medio de mucha presión y muchos nervios. Porque como decimos nosotros, encontró el hueco del jugador rival, para entrar por ahí y ganar", aseguró Olivo, quien cree que este triunfo nacional les abrirá las puertas a muchos pibes que aún no saben qué deporte practicar y a muchos jugadores de tenis jóvenes.

Pero a él, en particular, dijo que no le cambiará la vida.

"Yo tengo que seguir... seguir entrenando", dijo ayer antes de disculparse y pedirle a este diario que lo llamara más tarde porque debía "seguir entrenando".

Renzo, tras cuatro semanas de vacaciones, está cursando la segunda de pretemporada. Ayer entrenó a la mañana y a la tarde: cinco horas y media en total. Y así confesó que seguirá por tres semanas más.

Haber sido parte de la Davis y la victoria argentina no son un recreo ni mucho menos para él. Por el contrario, cree que nada cambia en su carrera. Que debe seguir. Y se está preparando: el 2 de enero arrancará en el Chennai Open (India), luego viajará a Canberra (Australia) y posteriormente al abierto de Australia.

Olivo tampoco ahorró halagos al referirse a Federico Delbonis.

"Jugó un partidazo, con absoluta regularidad de principio a fin. No lo dejó respirar a Karlovic.Cualquiera podrá decir que Karlovic no estaba fino el domingo con el saque, pero si uno lo ve jugar comprueba por qué está ahí: se cansa de hacer 30 aces por partido, por eso digo que lo de Federico fue un partidazo también".

Cuando se le preguntó por qué cree que Argentina logró la Ensaladera de Plata a 35 años de la primera final, y que esta victoria no la consiguieron ni Vilas ni Nalbaldian ni Clerc, Olivo no dudó un momento. Para él este triunfo se logró por la unión del equipo.

"Creo que no hay muchos secretos, sólo que ningún equipo de la Davis había logrado una unión así antes", concluyó Renzo.

Comentarios