Lava Jato
Sábado 11 de Febrero de 2017

Odebrecht golpea más fuerte en Lima

La constructora Odebrecht, que ha reconocido pago de coimas en Brasil y Latinoamérica a cambio de obras públicas en la causa radicada en Brasil, el conocido "Lava Jato", reconoce que pagó 29 millones de dólares en Perú ilegalmente entre 2005-2014, durante los gobiernos de Alejandro Toledo, pero también luego, con Alan García (2006-2011) y Ollanta Humala (2011-2016).

La constructora Odebrecht, que ha reconocido pago de coimas en Brasil y Latinoamérica a cambio de obras públicas en la causa radicada en Brasil, el conocido "Lava Jato", reconoce que pagó 29 millones de dólares en Perú ilegalmente entre 2005-2014, durante los gobiernos de Alejandro Toledo, pero también luego, con Alan García (2006-2011) y Ollanta Humala (2011-2016).

Hasta ahora hay tres ex funcionarios del gobierno de García en prisión por aceptar un soborno de 7 millones de dólares a cambio de favorecer a Odebrecht con la obra de la Línea 1 del Metro de Lima. Por su parte Humala y su esposa Nadine Heredia, quienes cuentan con restricciones para salir del país, ya son investigados por lavado de activos por supuestamente financiar su campaña electoral con dinero procedente de Venezuela y de Brasil. Según documentos de la Policía Federal de Brasil, Odebrecht entregó 3 millones de dólares para la campaña de Humala. La fiscalía pide que Humala declare como testigo por gobernar durante el lapso en que Odebrecht había reconocido el pago de coimas. Humala puede ser investigado pero no juzgado, porque tiene derecho a un "antejuicio político" al no haber pasado más de cinco años desde que dejó el poder. Es esta una disposición constitucional bastante inusual en América.

En cuanto a Alan García, presidente entre 2006 y 2011, está en la mira de la Justicia peruana y será llamado a declarar por presunto delito de lavado de activos en perjuicio del Estado. Su segundo mandato —tuvo un primero en los años 80, antes de la llegada al poder de Alberto Fujimori— está manchado por la presunta recepción de coimas de la constructora brasileña.

De esta manera, si bien las confesiones de Odebrecht tanto en Brasil como en Estados Unidos se "derramaron" sobre toda la región, es por lejos el Perú el que se ha mostrado más activo y rápido en proceder contra los señalados por la constructora brasileña.

Comentarios