Información Gral
Lunes 18 de Julio de 2016

Ocho años de cárcel para un hombre que golpeó a la vicedirectora de la escuela de su hija

Cinzia Pellegrini recibió una feroz golpiza por parte del papá de una alumna del colegio 503, de San Fernando. Ocurrió hace un año y la docente todavía es sometida a operaciones.

Un hombre fue condenado a ocho años y seis meses de prisión por haber intentado matar a golpes de puño y patadas en la cabeza a la vicedirectora del colegio al que concurría su hija, en la localidad bonaerense de San Fernando, informaron fuentes judiciales.
La pena recayó sobre Gustavo Daniel Garay, de 50 años, quien había llegado al debate en libertad pero hace una semana quedó detenido por orden del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 5 de San Isidro, tras un adelanto de veredicto.
"Se trata de la primera vez que una persona que agrede a una docente en la provincia de Buenos Aires recibe esta condena ejemplificadora y por eso estoy contenta", dijo a Télam la víctima, Cinzia Pellegrini, de 51 años.
El hecho se conoce en medio de un debate en la legislatura bonaerense, donde el gobierno de María Eugenia Vidal busca desde la semana pasada impulsar un proyecto de ley que contempla penas de hasta 60 días de cárcel y sanciones económicas de hasta $ 30.000 para familiares de alumnos que maltraten, insulten o agredan a docentes y no docentes en el ámbito de escuelas públicas y privadas provinciales.

Cómo fue el ataque

Según establecieron los investigadores, en mayo de 2014, cuando su hija con capacidades especiales concurría a la escuela 504 de Tigre, el hombre amenazó a una docente con una llave inglesa porque supuestamente la niña era golpeada.
En octubre de ese año, Garay mantuvo una reunión con el gabinete técnico del colegio 503, donde luego ocurrió el ataque a Pellegrini, y amenazó con matar a tiros a las tres licenciadas después de ir a "una villa a comprar una pistola nueve milímetros", aunque no radicaron la denuncia por "temor".
El 3 de marzo de 2015 el acusado llevó a su hija al primer día de clases en el mismo establecimiento educativo y, de acuerdo a otras madres que declararon durante el debate, cuando ella salió él le preguntó si una maestra la había golpeado, a lo cual le respondió que "no".
Sin embargo, Garay pidió hablar con una autoridad del colegio por lo que la vicedirectora Pellegrini intentó mantener un diálogo con el padre, quien inmediatamente le dio una trompada que le fracturó el pómulo izquierdo y, al caer contra el piso, también le fracturó el derecho.
Según los testimonios ventilados en el juicio, el detenido comenzó a golpearla en la cabeza con sus borceguíes con punta de acero hasta que otras maestras y porteras de la escuela pudieron rescatarla.
La docente también sufrió el hundimiento del occipital izquierdo y un edema cerebral, entre otras lesiones, por lo que fue operada de urgencia por los médicos de un hospital zonal que le hicieron un drenaje en el cráneo.

Comentarios