Edición Impresa
Sábado 18 de Abril de 2009

Observatorios escolares

La observación de los astros no pasa inadvertida en algunas escuelas. Tanto de manera curricular como extracurricular, varias instituciones de Rosario y de la provincia cuentan con espacios institucionales para que chicos y jóvenes disfruten de la disciplina de Galileo.

El Instituto Politécnico (Pellegrini 250) cuenta con un taller de astronomía y astrofísica abierto a todo el alumnado. El espacio es extracurricular y del mismo participan cada año entre 30 y 40 estudiantes. “Los chicos reciben primero una introducción conceptual para que aprendan a situarse frente al cielo, tanto en forma real como utilizando programas de computadora”, comenta Sergio Acero, jefe del departamento de Extensión Científica del Poli.

El docente señala que, en convenio con el observatorio municipal, los alumnos realizan práctica de observación con telescopio. Para junio el profesor estima que estará finalizada la instalación del telescopio propio de la institución, el cual se ubicará en la azotea del tercer piso de la escuela.

Otra experiencia es la que se desarrolla en el Colegio Cristo Rey (Laprida al 1300), que desde mediados de los 80 cuenta con un telescopio. En este caso la astronomía se da como contenido transversal dentro del horario escolar a través de talleres en las áreas de ciencias naturales, catequesis, lengua, matemática, dibujo, ciencias sociales, tecnología, educación física y computación, en todos los niveles.

Bajo una cosmovisión cristiana, los alumnos realizan experiencias de investigación acerca del observatorio del colegio y la construcción del telescopio, observaciones del cielo, trabajos con el calendario y armado de maquetas, entre otras actividades.

En la Escuela Nº 1.345 Nuestra Señora del Carmen, de Pujato, desde el año 1994 realizan talleres de ciencia extracurriculares a contraturno, “aunque oficialmente trabajamos con la astronomía desde 2004”, comenta Claudia Romagnoli, quien junto a Eliana Cándido y la directora Alejandra Romagnoli está a cargo del espacio.

Los talleres —explica— son extracurriculares para los alumnos de 4to. a 7mo. grado, mientras que los más chicos abordan la temática en el horario de clase. La institución cuenta para el dictado de esta disciplina con el apoyo de dos telescopios, uno de los cuales fue donado por la Asociación Santafesina de Astronomía.

Los alumnos de la escuela realizan observaciones del sol, la luna y las estrellas, al tiempo que participan de ferias de ciencias. “Muchas veces tomamos el caso de las creencias populares sobre la influencia de la luna en las cosechas, así como qué cosas sabía la gente del pueblo de astronomía”, cuenta Romagnoli sobre una actividad que entusiasma a chicos y grandes.

La primaria de Pujato participa además de varios programas internacionales referidos a ciencias, como “Siguiendo los pasos de Eratóstenes” (Francia), “Scool” (Student Cloud Observation on line, con base en la Nasa), y “Astro Family” (EEUU).

Comentarios