El Mundo
Sábado 19 de Noviembre de 2016

Obama y líderes de la UE acuerdan mantener las sanciones a Rusia

Consideran que las medidas punitivas deben persistir hasta que el Kremlin consiga un alto el fuego estable en el sur de Ucrania.

La canciller alemana, Angela Merkel, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y sus homólogos de Reino Unido, Francia, Italia y España escenificaron ayer en Berlín una imagen de unidad al acordar el mantenimiento de las sanciones a Rusia y reclamar un cambio de actitud del Kremlin en el conflicto sirio. La minicumbre celebrada en la sede del gobierno alemán en Berlín puso de manifiesto que los principales líderes europeos y el todavía presidente de Estados Unidos no cambiarán su línea dura con Moscú hasta que el acuerdo de Minsk se implemente por completo. "Queremos lograr avances en el acuerdo de Minsk, pero hasta el momento los avances son bastante invisibles", aseguró Merkel tras la reunión. "La situación de seguridad no mejoró a lo largo de las últimas semanas", indicó.

Para Merkel, Obama; la primera ministra británica, Theresa May; el presidente francés, François Hollande; el premier italiano, Matteo Renzi y el recién reelegido presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, el hecho de que no se lograra ningún alto el fuego permanente es "preocupante". En relación con la guerra de Siria, los cinco mandatarios europeos y Obama apelaron a Rusia y a Irán a que detengan toda actividad militar en la ciudad siria de Alepo con "efecto inmediato".

Un comunicado emitido por la Casa Blanca, al concluir la reunión y tras la partida de Obama de la capital alemana, señala que los seis líderes consideran que las medidas deben persistir hasta que se implementen los acuerdos de Minsk y se consiga un alto el fuego estable en el este de Ucrania. El mandatario, que transita sus últimos dos meses de gestión, partió ayer de Berlín, donde había llegado el miércoles en dirección a Lima, donde participará en el Foro de Cooperación Asia-Pacífico (APEC).

Dudas sobre Trump. La visita a Alemania de Obama estuvo marcada por las incertidumbres en las relaciones transatlánticas y a escala global que pone en juego la reciente victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales. En su comparecencia conjunta, tras su reunión bilateral, Merkel y Obama subrayaron el jueves el valor de la relación transatlántica y expresaron su confianza en que Trump siga ese mismo camino. Obama ya había reiterado allí el compromiso de su país con el pueblo de Ucrania y dejó claro que en su opinión las sanciones a Moscú se mantendrán "mientras no cumpla sus compromisos.", aludiendo a Minsk.

El acuerdo de Minsk, busca poner fin a la guerra en el este de Ucrania, y fue firmado por representantes de Ucrania, la Federación Rusa y las independentistas Repúblicas de Donetsk (DNR) y la Lugansk (LNR), implementó un alto el fuego inmediato, pero falló en su objetivo de cesar todos los combates en el este de la ex república soviética. También mostró su "esperanza" de que su sucesor en la Casa Blanca, aunque no siga exactamente la línea marcada por su administración, adopte una "posición constructiva" hacia Moscú, pero también "realista", y se oponga a Rusia cuando se distancia de los "valores y las normas internacionales".

Cooperación. Los cinco mandatarios europeos se despidieron de Obama a la espera de Trump, con la confianza EM_DASHsubrayaron ayer Merkel y ObamaEM_DASH de que el presidente electo de EEUU mantenga la alianza transatlántica y respete los valores comunes. Al respecto, la Casa Blanca dijo que el mandatario agradeció a sus pares por su cooperación durante su presidencia y les exhortó a trabajar con la administración Trump "en base a los valores fundamentales que definen a Estados Unidos y Europa como democracias abiertas". Tras el encuentro a seis bandas celebrado en la Cancillería berlinesa, que fue concebido como una especie de despedida a Obama por parte de sus socios europeos, la canciller alemana mantuvo un encuentro bilateral con Rajoy. Esta era la primera vez que el político conservador realizaba un viaje a un país europeo tras ser investido como presidente del gobierno a finales de octubre.

Durante una rueda de prensa conjunta posterior a su reunión, Merkel recalcó que España es un "socio importante" de Alemania ante los desafíos que se plantean en el futuro inmediato pero evitó confirmar si Rajoy se convertirá en su principal aliado en Europa. "España es un socio importante pero no quiero establecer aquí ninguna jerarquía", declaró la mandataria, quien no ocultó su satisfacción porque España lograse, tras diez meses de interinidad, formar gobierno.

Comentarios