El Mundo
Jueves 16 de Junio de 2016

Obama se reunirá con los sobrevivientes del brutal ataque a la discoteca gay

Antes de viajar a Orlando, el mandatario volvió a insistir en la necesidad de endurecer las leyes estadounidenses sobre control de armas de fuego

Cuatro días después de la masacre en el boliche gay de Orlando, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, visitará hoy esa ciudad de Florida, en un emotivo viaje de unas horas que buscará expresar el apoyo y las condolencias del mandatario a las víctimas y sus familiares. El vocero de la Casa Blanca, Josh Earnest, adelantó ayer que Obama además se reunirá con médicos y enfermeras que trataron a los sobrevivientes y con los primeros rescatistas que llegaron al boliche Pulse, el escenario del terror que en la madrugada del domingo terminó con un saldo final de 50 muertos —incluido el atacante neoyorquino— y 53 heridos. Obama, además, participará de una vigilia que se realiza en el Centro Amway de Orlando. El presidente ha vuelto a insistir en la necesidad de endurecer las leyes sobre las armas de fuego y advirtió al Congreso de que "no hacer nada" al respecto "es también una decisión".

Earnest pronosticó que la visita presidencial será "muy emotiva" ya que el mandatario hablará públicamente de la masacre y el duelo posterior que vive Orlando y todo el país. Ya en el pasado, tras otros tiroteos masivos, demostró en sus discursos que la cuestión de la violencia armada dentro del país, facilitada por la venta libre de todo tipo de armas, incluidos los fusiles de asalto —versión civil de las armas de guerra—, es uno de los temas políticos que más lo sensibilizan.

Mientras la ciudad sureña se preparaba para la visita presidencial, las familias de las 49 víctimas fatales quedaron habilitadas ayer para retirar los certificados de defunción de sus seres queridos. Muchos de los que lograron escapar del boliche cuando Omar Mateen irrumpió en la madrugada y empezó a disparar con un fusil de asalto y una pistola, así como los sobrevivientes rescatados por la policía tras la pesadilla que duró horas, aún están en shock e intentan procesar el duelo de haber visto morir a sus amigos. La mayoría de los 53 heridos siguen internados, seis con pronóstico grave.

Con el pasar de los días, la policía y el FBI difunden más detalles sobre esa noche fatídica, que permiten entender lo que sucedió. El alcalde de Orlando, Buddy Dyer, informó que el atacante no llevaba una bomba, una posibilidad que habían informado las fuerzas de seguridad, luego de destruir un paquete sospechoso con una explosión controlada.

Cargos contra terceros. El fiscal federal Lee Bentley afirmó, en tanto, que es demasiado pronto para discutir sobre potenciales acusaciones contra otros individuos, en el marco de la investigación de la masacre. El funcionario indicó que su investigación reconstruirá los movimientos del atacante justo antes del ataque y durante los últimos meses, en un esfuerzo por obtener un cuadro completo de lo sucedido. Medios locales informaron que las autoridades federales reunieron un gran jurado para investigar la masacre y el posible involucramiento de la esposa del atacante abatido. De acuerdo con las informaciones, agentes del FBI entrevistaron a Noor Salman, de 27 años, quien dijo a los investigadores que su esposo compartía con ella sus planes para llevar adelante el ataque. La mujer podría enfrentar cargos federales además de 49 cargos de asesinato y 53 cargos de intento de asesinato por la masacre. También podría ser acusada por no haber denunciado los planes para el ataque terrorista y mentir a agentes federales.

Comentarios