mas
Domingo 10 de Julio de 2016

Nuevas terapias revolucionan el tratamiento del cáncer de riñón

El desarrollo de drogas apunta a la inmunoterapia, que consiste en alertar a las células del organismo para que ataquen a las tumorales.

Cada vez es más fácil detectar el cáncer de riñón porque con una ecografía de rutina se puede advertir la presencia de la enfermedad. La incidencia anual hoy es de entre el 3 y el 5 por ciento de tumores sólidos, y a nivel mundial se realizan unos 300 mil diagnósticos nuevos cada año.

La patología es dos veces más frecuente en los hombres que en las mujeres y suele aparecer entre los 60 y 75 años. La obesidad, la hipertensión y el tabaquismo son factores que pueden provocar el desarrollo tumoral de este cáncer que no es hereditario.

Hasta el momento el problema era el tratamiento ya que las drogas disponibles no eran totalmente eficaces. Sin embargo, hace pocos meses la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) aprobó una nueva droga que trabaja sobre un nuevo concepto: la inmunoterapia. Está indicada para el tratamiento de cáncer de riñón, pulmón y melanoma.

La droga se llama Nivolumab y está elaborada por el laboratorio Bristol-Myers Squibb. Se trata de la primera inmunoterapia desarrollada para estos tipos de cáncer.

El especialista español en inmuno-oncología y cáncer de riñón Ignacio Durán estuvo en la Argentina, donde disertó sobre los nuevos tratamientos para la enfermedad y la revolución que supone la inmunoterapia en el cáncer.

Durán es jefe del departamento de oncología médica del Hospital universitario Virgen del Rocío de Sevilla, y explicó a Más que hasta el momento los tratamientos que se utilizaban en cáncer renal eran la cirugía, la radioterapia y las terapias citotóxicas o dirigidas. "Los desafíos que tuvimos siempre fueron la sobrevida y la calidad de vida a largo plazo de los pacientes, sobre todo en aquellos que ya tienen una enfermedad avanzada", confesó.

"A fines de los 90 y principios del 2000 se recetaba interferón o interferina, pero sólo se beneficiaba un 10 por ciento de los pacientes. Cinco años más tarde surgieron los inhibidores y fue la primera revolución en el tratamiento del cáncer renal", comentó Durán.

Estos fármacos llegaron acompañados de gran euforia, pero luego se pasó al decaimiento porque se observó que los pacientes que al principio se vieron beneficiados por esta droga, más tarde el tumor volvía a crecer. "Eran tratamientos muy pobres", reconoció el médico.

Este contexto llevó al mercado un nuevo fármaco que tiene otra forma de acción totalmente distinta porque lo que hace es activar el sistema inmune para atacar las células malignas del tumor. Ese es el mecanismo esencial de lo que se conoce como inmunoterapia. Y se puede aplicar no sólo al cáncer de riñón, sino también al de piel y al de pulmón.

Durán señaló que este fármaco es el primero en demostrar un beneficio en la supervivencia. Antes las personas desde que se empezaban a tratar hasta su fallecimiento pasaban 15 meses. Con la administración de este medicamento se extendió la sobrevida a 25 meses, lo cual es un logro muy significativo para la vida de cualquier persona.

A su vez, "se ha comprobado que se tolera muy bien, continuó el médico, y este era uno de los límites que teníamos porque los otros medicamentos son muy tóxicos".

"Estamos en una revolución terapéutica. Con la inmunoterapia se piensa de otra manera: que sea el mismo organismo que se active para defenderse de estas células malignas", destacó. "Esto significa que estamos ante un cambio importante en el tratamiento del cáncer. La quimioterapia era como disparar un cañón, que se lleva todo puesto y en cambio ahora lo que hacemos es enseñar a las células a atacar a los tumores", aclaró.

El reto ahora es seleccionar a los pacientes que se van a beneficiar con esta estrategia. Porque puede suceder que haya pacientes en los cuales la estimulación del sistema inmune sea muy alta y en ese caso puede haber una reacción contraria conocida como enfermedad autoinmune donde el cuerpo mismo se ataca.

Y por aquí pasa el futuro, ya que lo que se está trabajando es sobre todo en la activación del sistema inmune.

Comentarios