Escenario
Domingo 02 de Octubre de 2016

Novaresio arranca hoy con "Debo decir", un ciclo de entrevistas por América

"Es un programa que me representa", cuenta el periodista rosarino. Hoy a las 22.30.

Luis Novaresio debuta con programa televisivo propio, "Debo decir", por América, hoy a las 22,30. Luego de un recorrido extenso en Rosario, y desde hace cinco años en Buenos Aires, "me propusieron un programa que me representa, y acepté", contó el periodista y conductor a Escenario, en una entrevista exclusiva.

Para definir la característica del formato, Novaresio dijo que "será un espacio de conversación con personas que pueden opinar sobre la coyuntura, pero que a la vez se los pueda sacar de eso, y llevarlos a otros temas".

—Una entrada tangencial a la actualidad, y también a la política.

—Exactamente, una mirada lateral, con buen clima, en un espacio estético muy lindo, parecido al living de mi casa. Con un acompañamiento de una buena cosa para tomar, y una banda de jazz que tocará en vivo, marcando el tono del programa.

—¿Una propuesta de charla distendida implica un formato más complejo que si fuera puro periodismo?

—Mucho más complejo; lo de sentarme en una mesa, preguntar, repreguntar, y marcar un clima de entrevista, lo tengo más recorrido. Acá tendremos otra cosa. Seremos seis personas, el entrevistado y cinco espectadores privilegiados. Un hermoso living, con un sillón para el anfitrión; dos sillones pensados para varones, y un sillón para mujeres que pueden mostrar no sólo lo que vienen a decir. También sus figuras.

—Un cuidado estético, una búsqueda de clima.

—Fue todo muy pensado; si viene Pamela David, seguramente será muy sencillo conseguir que se luzca. Cuando venga Elisa Carrió, ahí tendremos en cuenta sus características y vemos cómo y dónde se sienta. Un entrevistado incómodo, o por el contrario muy cómodo y relajado, condiciona la charla.

—¿"Debo decir" tomó un modelo televisivo de Estados Unidos?

—Tenemos una inspiración, algo lejana, de los llamados "late night" de los Estados Unidos (programas del final de la noche). Sin embargo, estos formatos suponen cosas que en mi caso no están dadas; como el humor, que no es mi caso. Con todo, hay un espíritu del "late" que buscamos, en el sentido de encarar una entrevista distinta, que pretendemos masiva, y no sólo destinada al nicho de los que nos gusta la actualidad.

—¿Cómo se inició el proyecto?

—Me llamó Daniel Vila (presidente del Grupo América) y me dijo que tenía idea de hacer un programa donde, a modo de ejemplo, se intercalen entrevistas a Mauricio Macri con Catherine Fulop, y que también venga Susana Rinaldi y si de pronto tiene ganas de cantar un tango en vivo, lo canta. Yo le dije que la idea era muy buena y le pregunté quién lo iba a conducir. "Vos", me dijo. Por supuesto, este es el sueño inicial. Ahora necesitamos saber qué pasará al aire, cómo detonará en el vivo la química que preparamos en el laboratorio.

—La propuesta te llega luego de un recorrido profesional, ¿ era el momento de conducir tu programa?

—Se trata de un recorrido cronológico. Tengo 52 años, y si bien tendré ( así lo espero) mucho por delante, lo cierto es que también tengo mucho por detrás. Una cosa es a los 30, a los 40 o a los 50, a mí me llega a los 50. El Canal América tuvo una generosidad inmensa conmigo; comencé con una columna en "Desayuno americano", después en el noticiero, lo conduje, lo reemplacé a Alejandro Fantino cuando se fue de viaje. Y estuve haciendo el trabajo titánico en "Intratables". Después de todo ese camino, apareció un formato que directamente tratará de representarme, "Debo decir".

—Domingo a la noche, televisión abierta, parece una franja difícil, se destacan otras propuestas con mucha audiencia, ¿cómo lo tomás?

—Tendré una competencia tremenda con dos mega estrellas, como Susana Giménez y Jorge Lanata. El canal apuesta a sembrar otro formato, distinto. No seremos (Luis) Majul, ni Lanata ni tampoco Susana. Vamos a suponer un televidente que está pensando en empezar la semana, que de pronto transcurre por fuera de la actualidad, pero que en otro momento se meta dentro de la actualidad. Mi idea es que hablaré por "fuera" de la política, en un momento toco la coyuntura, y luego vuelvo a salir.

—Desde la comunicación, lo más efectivo para intervenir en la actualidad política es justamente hablar de otros temas, y rozar tangencialmente. ¿A eso te referís?

—Yo me resistía a hablar de otras cosas. En una primera etapa, en "Desayuno americano", ingresaba al estudio, daba la información específica y me iba. A mí no me interesaba nada más, sentía que no era lo mío. Pero un día me fui quedando y Pamela (David, la conductora) me convenció, "no perdés credibilidad porque hables de otra cosa", me dijo. Todo eso me abrió la posibilidad de pensar este programa. Hace dos años hubiera dicho que ni por casualidad me siento en un programa de estas características.

"Tendré una competencia tremenda, con dos megaestrellas, Susana y Jorge Lanata. El canal apostó asembrar otro formato" / @luisnovaresio

—La intervención en programas generalistas te amplía la audiencia, te coloca entre los "famosos de la tele", ¿cómo vas con eso?

—Divido las cosas, famosos son unos pocos, Mirtha, Susana, Marcelo Tinelli, Jorge Rial y unos pocos más. Después vienen los que tienen más o menos notoriedad, que para trabajar en los medios es un activo. En lo personal, ya desde Rosario recibía el reconocimiento de mucha gente. Siempre fui un agradecido, nunca viví nada negativo en relación a la notoriedad. Sí detesto a los que "les molesta" la notoriedad, que te paran para hacerte un comentario, un piropo, o una crítica.

—Fuiste muy crítico del gobierno de Cristina Kirchner, ¿vas a acompañar a este gobierno o buscarás mantener el perfil crítico, ese que incomoda al poder?

—Creo en el periodismo que cuenta lo que no se quiere contar, que es crítico desde la pregunta. Fui muy crítico pero no fundamentalista; no desprecié a nadie por el sólo hecho de venir desde el kirchnerismo. Hoy, desde el gobierno nacional, tampoco están conformes con mis dichos. Entonces veo que estoy en el buen camino. He tenido la rara virtud de que me han puteado de todos los sectores políticos.


Comentarios