Central
Lunes 10 de Octubre de 2016

"Nos falta mejorar pero estamos creciendo", aseguró el defensor canalla Esteban Burgos

Esteban Burgos analizó el presente canalla, habló de su evolución y dijo: "Pienso en Estudiantes, no en el clásico".

Esteban Burgos se refiere a la actualidad de Central de manera frontal y tajante. "Por ahí fuimos bastante hostigados en las primeras fechas por algo lógico, que era no mostrar solidez", dice en el prólogo de la charla a fondo con Ovación. También se refirió a su presente, en el que lentamente está dando señales positivas y de confianza tras un inicio con luces bajas. Además dejó sentado: "Ahora sólo pienso en el próximo partido, que es Estudiantes. Luego sí me pondré a pensar y a preparar lo que será el clásico ante Newell's". El defensor canalla no le esquivó tampoco al crucial desafío frente a Boca por Copa Argentina, "porque podemos quedar en la historia de este club y en el permanente recuerdo de la gente".

—¿Sentís que estás pasando por tu mejor momento desde que llegaste al club?

—Noto que me siento bien y sigo progresando día a día. Pero lo más importante es que defensivamente estamos construyendo algo importante. Vamos de menor a mayor. Por ahí fuimos bastante hostigados en las primeras fechas por algo lógico, que era no mostrar solidez. Al menos no le dábamos esa sensación a la gente y al equipo, aunque por suerte ahora se está dando eso y es importante. Obvio que todavía nos falta mejorar pero estamos creciendo de apoco.

—¿Cómo fue entonces asimilar las críticas que recibían?

—Sabía que si venía a un club tan grande como Central iba a estar expuesto a muchas cosas. Críticas habrá siempre y nunca vas a poder conformar a toda la gente. Hay público para todo. Por ejemplo, hay quienes rescatan el esfuerzo o el progreso y hay quienes cuando ganás 5 a 1 preguntan qué pasó en el gol que nos hicieron. Son cosas que suceden y trato de no consumir mucho lo que se habla o dice. La mejor manera de disfrutar esta profesión en un mal momento es no consumiendo cosas que salen en las redes sociales o medios. Claro que también sé que cuando las cosas van bien puede haber halagos. La verdad, trato de disfrutar sin ver qué dicen o hablan porque puede pasar que si lo hacés cuando las cosas no salen como la deseas, te puede hacer dudar de vos mismo.

—¿Se puede disfrutar teniendo en cuenta todo lo que se jugará Central en poco tiempo, sea por el torneo local como por Copa Argentina?

—Lo que pasa es que al ser un club muy grande no hay margen como para disfrutar durante mucho tiempo. Pero se disfruta de cosas como de cuando ganás o compartís un entrenamiento, vestuario o comida con el grupo. Aunque desde lo deportivo estrictamente hablando no hay tiempo para relajarse o disfrutar porque ganás un domingo y el lunes ya tenés que concentrarte en el próximo partido porque así lo requiere esta institución. Tenés que preparar no sólo el cuerpo sino además la mente. Por eso, luego del triunfo ante Arsenal, ya nos focalizamos en Estudiantes, pese a este parate que hubo por las eliminatorias mundialistas.

—¿Hablás de Estudiantes pero no pensás un poco en el clásico, ya que será el primero que podrías jugar como titular?

—Pasa que primero hay que jugar contra Estudiantes. Mi cabeza está en el partido del sábado. Luego sí veré y me pondré a pensar en el clásico, que es muy importante para la ciudad como para los jugadores.

—¿Y con lo pasional que es el hincha rosarino, qué te causa el hecho de que el clásico no perdona los errores?

—Sinceramente, a veces da un poco más temor que algún partido ante rivales de no tanta envergadura. Porque cuando enfrentás a Newell's o jugás ante otro grande es como que uno está sobreconcentrado. En cambio, en un derby estás tan a mil que no hay lugar para las dudas. Lógico que si te tienen que convertir será más por virtud propia que por defecto ajeno. Por supuesto que la previa uno la disfruta muchísimo por todo lo que representa para esta pasional ciudad. Pero como dije antes, por ahora sólo miro y pienso en Estudiantes. Sino es como querer gritar el segundo gol cuando no grité todavía el primero.

—¿A Estudiantes lo mirás y pensás porque sabés que ahora los agarra mejor parados que al inicio del torneo?

—Lo que pasa es que el equipo fue creciendo a medida que fueron pasando las fechas. Ahora es como que nos ven mejor, pero es porque estamos más sueltos. La verdad es que con este equipo me le animé siempre a cualquiera desde el primer momento que empezó el torneo. Sabemos que jugaremos ante el puntero, que además viene muy bien y mostrando solidez. Pero Central también tiene lo suyo. No será fácil para ninguno.

—Es el líder pero tampoco es un cuco porque en este torneo no hay un equipo que pinte para serlo.

—Puede ser. Aunque nosotros pensamos más en nosotros. Esa es la realidad. Si estamos bien atrás, de mitad de cancha hacia adelante tenemos un gran potencial y podemos generar entre tres o cuatro chances claras en cualquier momento. Contamos con una gran delantera sobre todo. Por eso, tenemos que ocuparnos más por ser sólidos atrás que otra cosa.

—¿Incide en algo que se jugará en cancha de Quilmes y no en La Plata?

—Me hubiese gustado más jugar en cancha de Lanús porque es más grande y el piso está mejor que el de Quilmes. Al menos para el juego que hacemos es mejor. Pero hay que adaptarse a lo que toque, así que tendremos que salir y tratar de quedarnos con los tres puntos donde nos digan.

—¿Ya viste o analizaste algo de Estudiantes?

—Es un equipo que está en un buen momento y tiene dos grandes delanteros como Viatri y Toledo. Claro que desde el punto de vista táctico el entrenador ya nos dará las indicaciones precisas.

—¿Y de Boca qué podés decir?

—Me parece bien si se juega el 2 noviembre porque hacerlo el 26 no sería bueno ya que tres días antes tendremos el clásico. No es una excusa, pero no es lo mismo. Lógico que será un partido muy importante y puede marcarnos en nuestras carreras. Por eso, si lo afrontamos como se debe y sacamos un buen resultado podemos quedar en la historia de este club y en el permanente recuerdo de la gente.

Comentarios