Edición Impresa
Sábado 16 de Abril de 2016

Norberto Martínez: "Un buen orador es aquel que da gusto escuchar"

El director de Ceremonial y Protocolo del Concejo habla de una formación que interesa a cada vez más profesionales.

"La oratoria no concierne sólo a un político o un empresario sino a cualquier profesional, universitario o docente que tenga algo que comunicar", remarca Norberto Martínez, director general de Ceremonial y Protocolo en el Concejo Municipal. Importan la respiración, evitar la monotonía y prepararse lo suficiente para que los nervios no interfieran. "Un buen orador es aquel que da gusto escuchar, y para lograrlo hay que tener en cuenta la comunicación gestual y corporal, también aspectos de ceremonial y protocolo que no implican algo acartonado y frío sino más bien un ordenamiento en la organización de un acto o una reunión, de manera que todos los presentes se sientan cómodos", dice también quien es profesor del taller de comunicación oral en la carrera de relaciones públicas e institucionales del Instituto de Estudios Superiores en Recursos Humanos (Ieserh).

No sólo en carreras afines a la comunicación los profesionales necesitan contar con las herramientas suficientes para expresar sus conocimientos o sus proyectos. "Es por eso que en la actualidad existe tanta demanda y no es sólo en los aspectos que involucra a la oratoria y la forma de comunicar, sino también a las distintas actividades sociales de una institución o empresa", subraya Martínez. Explica que son los colegios de profesionales los que solicitan mayor capacitación en oratoria y también en ceremonial y protocolo, es decir todo lo referido a la manera de organizar un acto o una ceremonia, donde hay que conocer el tratamiento de la bandera o el lugar donde se ubicarán las autoridades. "Hay ciertas cuestiones que se deben respetar, y tratamos de educar de a poco en estos aspectos, quizás no se trate de un ceremonial suntuoso sino de algo bien organizado", detalla el especialista cuya función dentro del Concejo radica precisamente en esta tarea.

"Todos necesitamos comunicar algo y saber de qué manera lo vamos a decir, para no incurrir en problemas de incomunicación". Como punto de partida para alcanzar un buen discurso, Martínez señala los errores más frecuentes que comente un orador o panelista. "Escuchamos muchas veces el comentario desacertado del orador que comienza su discurso diciendo que «no vino preparado», y esto automáticamente lo desacredita frente al auditorio; o impulsado por ese ímpetu de querer decir las cosas de manera destacada, acentúa erróneamente algunas palabras", comparte de los secretos de su oficio.

Leído o improvisado. En un discurso, la forma de pararse y dirigirse frente a un auditorio es importante tanto como el mensaje a transmitir y el modo de presentarlo: si será leído, dicho de forma improvisada o el orador tendrá algún ayudamemoria: "No siempre resulta conveniente tener el discurso previamente redactado porque el orador tiende a concentrarse en la lectura y pierde la comunicación y contacto con el auditorio como la posibilidad de mirar a quienes están escuchando, o dirigirse hacia la cámara de televisión en el caso que fuera transmitido. Tampoco se aconseja pronunciar el discurso de memoria porque se corre el riesgo de olvidar algunas palabras y perder el sentido". El comunicador recomienda optar por una modalidad mixta que determine los comienzos del mensaje y principalmente el final, que sea racional o sentimental, de acuerdo al mensaje que desea transmitir a ese auditorio, con un ayudamemoria que incluya frases o palabras claves. "No está mal que un orador tenga una carpeta o un papel, pero lo que no es adecuado es que lea todo el discurso", señala el director de protocolo y licenciado en periodismo.

"Si una persona se prepara para exponer un tema y los nervios le juegan una mala pasada, la comunicación no será efectiva. Cuando empezamos a ejercitar la respiración, llegar al final de la oración con la misma cantidad de aire y mantener una postura correcta es lógico que generemos cierto nerviosismo porque también tenemos que acordarnos de algunos detalles que involucran a la comunicación gestual o corporal como no frotarnos la cara, las manos o no cruzarse de brazos. A veces todo esto nos lleva a cometer más equivocaciones todavía, que por supuesto se corrigen con ejercitación. También hay que evitar la monorritmia o monotonía al hablar", continúa.

Más práctica. Para el especialista, un taller o curso corto a veces no son suficientes para adquirir la práctica deseada: "Puede orientar o ayudar a quienes tengan que preparar a corto plazo un discurso o hablar en algún lugar, y ofrecen algunos tips para no cometer muchos errores. Como en toda profesión lo teórico es importante pero no alcanza sino se ejercita una lectura permanente, para que no haya nervios ni dudas en lo que se hace". Y sugiere a quienes deseen adquirir mayor experiencia optar por una carrera afín como relaciones públicas, márketing o elegir cursos que sean un poco más extensos, que garanticen la práctica de aquello que se enseña.

El taller de comunicación oral es obligatorio también en las tecnicaturas de recursos humanos y periodismo, sin embargo el profesor de relaciones públicas considera que "otras profesiones deberían prestarle mayor importancia a la oratoria". "En clase hablamos todo el tiempo de oratoria, sin llamarlo de ese modo, nos referimos a las características de cada discurso y las distintas escuelas. También analizamos cómo debería ser un discurso en el comienzo, durante el desarrollo y al final. Los comunicadores siempre queremos ofrecer un mensaje claro y entendible y este es uno de los aspectos principales de la oratoria". Con esta reflexión se refiere a la comunicación popular como el modo de llegar a todo el auditorio a través de un lenguaje que recurre a los sustantivos concretos y utiliza más verbos.

Oradores destacados.PUNCTUATION_SPACEEN_SPACEEntre los oradores a nivel local, el especialista en protocolo destaca la tarea del periodista Leo Ricciardino, acostumbrado a fundamentar sus comentarios y con llegada a la gente; también a los políticos Miguel Zamarini, ex presidente del Concejo Municipal, y Roberto Bereciartúa. "Pero sin lugar a dudas, la gran oradora de las últimas décadas ha sido la ex presidenta de la Nación Cristina Fernández de Kirchner, que valiéndose de datos precisos cuando los tenía que dar, y de un discurso mayormente improvisado siempre demostraba su conocimiento", destaca.

Norberto Martínez lleva 12 años trabajando en el Concejo Municipal, en Protocolo y Ceremonial, y más de 20 en su profesión. El 10 y 11 de junio próximo participará del comité académico del Primer Congreso Internacional de Comunicación y Organización de Eventos que se realizará en la ciudad de Posadas (Misiones). Este encuentro organizado por la Fundación Innovas está pensado y diagramado para favorecer la conexión y relación entre los especialistas y visualizar con claridad la potencialidad del sector.

Tips del oficio

Norberto Martínez señala algunas características que ayudan a identificar a un buen orador que debe adquirir fluidez al hablar y mayor contacto con el público.
  • Se apoya en un ayudamemoria
  • Si tiene que contar algo, no sigue una lectura predeterminada
  • Puede demostrar sus conocimientos ante alguna pregunta del auditorio
 • No acostumbra a comenzar su discurso con una autorreferencia o algún chiste para ganarse al auditorio
 • Mantiene contacto directo con las primeras filas del auditorio con seriedad y responsabilidad
  • Utiliza una comunicación gestual o corporal correcta y tiene fluidez en su discurso.

Dónde estudiar y capacitarse

• Instituto de Técnicas de Expresión y Oratoria (Iteo): oratoria moderna y técnicas de expresión. Más información: Facebook Juan Carlos Igareta Rodríguez.
• Instituto Isei: comunicación oral y lenguaje no verbal. Consultas en Corrientes 356.
• Instituto de Capacitación Rosario (ICR): Comunicación y oratoria. www.institutoicr.com.ar
 

Comentarios