Ovación
Sábado 09 de Julio de 2016

Noche helada, corazón en llamas

Provincial venció a Plaza en la gélida noche mendocina, se metió en semis e irá por River. Atlético y GER descendieron a la B.

¡Qué linda es la Liga Nacional! ¡Qué intensa! Podrán manosearla una y otra vez los que la organizan, hacerla tremendamente injusta como este año, pero igualmente seguirá siendo el torneo más importante de clubes, aún con gran parte de Buenos Aires dándole la espalda. Pocas veces se ve ese espíritu amateur aflorar así, con esa fuerza. Y todo es de los jugadores. Absolutamente todo. Porque pagan fortunas para jugarla y viven cada partido como una final del mundo. Esa garra y ese corazón aún latiendo llevaron justamente a Provincial, uno de los tres rosarinos que vino a participar en damas a meterse en una de las semifinales de hoy, nada menos que ante el campeón vigente, River. La restante será entre Marista y Monte Hermoso. Los otros dos, Atlético y GER, volverán descendidos, porque el caprichoso reglamento 2016 así lo determinó: los cuatro primeros se quedan en la A, los cuatro segundos van a la B.

   El viernes fue un día durísimo para la zona B, que los rosarinos animaron con el local Marista. Fue jornada doble. Y con un grupo que permaneció abierto hasta la noche. Los cuatro con chances de semifinales a partir del resultado de cada uno del jueves. Incluso, con todos los celulares posibles en conexión de una cancha a la otra: el Malvinas Argentinas y Godoy Cruz, porque jugaban en simultáneo. Los ojos acá, los oídos allá.

   Al fin de cuentas al que mejor le salieron las cosas fue a Provincial, que por la mañana jugó con GER un partido tremendo, que se definió a su favor 3-2 con el gol de Roberta Zucalli sobre la chicharra. Infartante. El rojo ganaba 2-0 por los goles de Sofía Villarroya y Julieta Acosta, pero GER alcanzó la igualdad por Agustina Basílico y Liza Giacomotti. El arbitraje, paupérrimo, le puso más condimento a un partido que no se privó de nada, muy caliente, con los dos jugándose demasiado. Mientras tanto en Godoy Cruz, a la misma hora, Plaza le asestó un mazazo a Marista y se hizo de una gran victoria, aunque haya sido por la mínima diferencia. El grito de Dirce Yuli fue el que marcó el rumbo. Fue otro duelo de altas pulsaciones.

   Ya por la noche y con todos con chances de semifinales, Provincial y Plaza se repartieron acciones en el Malvinas Argentinas, sin mucha emoción en un primer tiempo trabado y recontracalculado. Pero en el segundo, por si a alguno se le ocurría quedarse congelado, Sofía Villarroya lo hizo todo para movilizar a su propia gente y a la de Atlético. Fue el momento en el que todos empezaron a sacar cuentas. ¿Qué hizo Villarroya? Primero limpió una jugada de corto y la abrió hacia la izquierda dejándola sola a Julieta Acosta para que la Negra cante el primero. Y ni dejó acomodarse al rival, robó en el medio y limpió otra vez todo el terreno con un recorrido impecable, para cederla a la derecha, por donde entraba sola Lucía Kasevich, que no falló.

   Plaza desesperado, con el orgullo herido fue a buscar, pero en las urgencias las ideas se enredan y no pudo más que quedarse con esa bronca. El año pasado puso a Rosario en el podio, ganando el bronce y ahora no tiene más que volverse a casa con las manos vacías. Del otro lado, en Godoy Cruz, GER terminaba de acusar recibo del golpe de la mañana sufriendo una paliza ante Marista por 5 a 1 y fallando un penal.

   Esto es la liga. Un injerto infartante que desborda emociones por todos lados. De las buenas y de las malas. Pero es el invento más lindo para que compitan los clubes. Es el reflejo del orgullo de pertenecer.

“El objetivo era no descender”

Si hay algo que Ernesto Morlan, el DT de Provincial, no escatima cuando habla son palabras contundentes. Al definir por qué su equipo se instaló en semifinales indicó: “Ganamos los dos últimos partidos porque tuvimos muchas ganas de ganarlos, desde el punto de vista actitudinal fueron los dos mejores partidos del año, no habíamos tenido buenos partidos, parecíamos como un equipo desunido. Y en estos dos partidos, que no sé si jugamos tan bien, aunque sí tuvimos varios momentos buenos, ganamos. Significa que fue un equipo”.

   “Por supuesto que mañana (por hoy) cuando juguemos con River vamos a hacer todo lo posible por ganar. Pero este era el objetivo. Todos estos cambios de reglamentos (primero sólo iba a quedar en la A el campeón y un día antes del torneo se anunció que quedaban los cuatro primeros) son de locos. Nuestra dirigencia sigue haciendo todo mal. Al interior le interesa la liga, a Buenos Aires le importa tres carajos y por eso toman estas decisiones”, concluyó Morlan.

   Patricio Rambaudi, por su parte, explicó la caída de su equipo de esta manera: “Fue un partido difícil. Cuando un equipo (Plaza) tiene dos posibles resultados para pasar es inevitable que eso no esté en la cabeza del jugador, entonces cuando uno está más pendiente de no perder, pierde. Y pasó. Seguramente ahí estuvo el tema, se nos notó con miedo en muchos pasajes del partido para tener la pelota”.

Comentarios