Central
Sábado 01 de Octubre de 2016

No termina de amoldarse

Teo Gutiérrez, quien estará 15 días afuera, no jugará hoy ante Arsenal en el Gigante. Herrera o Bordagaray, el reemplazante en el ataque

Central no termina de amoldarse. Los resultados están a la vista. El equipo dista de lo ideal. No por nombres, ya que cuenta con el material suficiente como para gozar de otro presente. Hasta el momento, Coudet viene además metiendo mano por diversas circunstancias. Y esta tarde no será la excepción cuando reciba a Arsenal a las 14, por la quinta fecha del torneo. La ausencia más sensible será la de Teófilo Gutiérrez, quien volvió a sufrir una lesión en la pierna derecha. Fabián Bordagaray asoma para suplir al colombiano pese a que Germán Herrera también pide acción. A su vez, Víctor Salazar, Walter Montoya y José Luis Fernández volverán a ser titulares. Mientras que Esteban Burgos y Dylan Gissi pugnan por ocupar una de las dos plazas en la zaga (ver página 5).

   Otra vez la principal noticia en el ambiente auriazul termina haciendo referencia en Teo. El colombiano terminó la práctica del jueves con una sobrecarga en la pierna derecha. El cuerpo médico actuó rápido y decidió hacerle una resonancia nuclear magnética. El resultado fue contundente: tendinitis del bíceps femoral del muslo derecho. Deberá estar 15 días abocados al proceso de recuperación.

   El rendimiento de Gutiérrez no es el deseado. Por momentos, la memoria recuerda el mismo paso de jugadores que terminaron pasando desapercibido en épocas no muy lejanas. Claro que la diferencia es el costo de lo que se pagó por cada uno. No obstante, hay que destacar que el cafetero dejó ver que en el puñado de partidos que jugó que tiene un plus.

   Por ahora no marca la diferencia, pero puertas adentro del mundo auriazul confían en que pronto se destapará. Jugó poco desde que llegó. Debutó ante Defensa y Justicia en el Gigante y tuvo que pedir el cambio a los 73 minutos por una molestia en el posterior derecho. Reapareció ante Patronato en Arroyito el sábado 17 y estuvo 69' en cancha. De ahí disputó dos desafíos más. Frente a Deportivo Morón en Salta por octavos de finales de la Copa Argentina el martes 20 y contra Rafaela el pasado sábado 24. En ambos estuvo los 90'. Y eso terminó atentando contra su físico.

   Porque Teo veía de disputar los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro junto a su selección y luego se sumó a Central en una negociación que tuvo muchos capítulos de suspenso. Una señal de alerta fue la sobrecarga ante el Halcón en el debut. Paró para recuperarse, es cierto. Como también es verdad que el trajín le pasó factura.

   Porque la tendinitis en el bíceps femoral del muslo derecho que sufre no apareció de la noche a la mañana por arte de magia. Es una acumulación de hechos que en la intimidad conocen a la perfección. Ahora no hay tiempo para los lamentos. Sólo resta que se recupere. El parate de la próxima semana por las eliminatorias mundialistas le vino al pelo. No sólo al colombiano sino al entrenador de cara a los dos partidos cruciales que asoman en el horizonte: Boca por Copa Argentina y luego el clásico ante Newell's por el torneo local.

   Si bien el punta aún no marcó un gol en lo que va de su breve estadía en Central, lo cierto es que para el rival es un alivio que no esté en cancha por lo que representa su internacional figura. Aunque tampoco sería extraño si el equipo optimiza su andar y saca rédito en la red adversaria. Para eso deberá estar fino. Preciso en cada una de sus líneas, que por el momento vienen mostrando una cara diferente en cada jornada.

   En Arroyito hay cierta preocupación por el arranque de temporada. Hinchas y dirigentes están expectantes y confían en los jugadores, quienes tienen al alcance de sus manos la chance de revertir el presente. No es que todo se esté haciendo mal porque tampoco es tan así. No obstante, es evidente que hay cosas que ya no se hacen como antes. O no salen como antes, al menos. Y el único perjudicado es el mismo Central. Porque se rearmó como para darles batalla a los grandes equipos, aunque por el momento no les hace sombra. Los números así lo certifican pese a que en la Copa Argentina viene dulce. Pero hoy se jugará por el torneo local. El mismo que Central quiere pelear, más allá de que por el momento parece no despegar.

Comentarios