Escenario
Viernes 03 de Junio de 2016

"No tengo miedo a generar rechazo"

la cantante Marilina Bertoldi presenta "sexo con modelos", un disco provocador sobre las formas superfluas de vincularse en la actualidad. actúa hoy en pugliese.

la cantante marilina bertoldi presenta "sexo con modelos", un disco provocador sobre las formas superfluas de vincularse en la actualidad. actúa hoy en pugliese.

Provocadora, arriesgada y autodidacta. Marilina Bertoldi incursionó en la música desde su infancia en Sunchales, Santa Fe, cuando junto a su hermana Lula (actual líder de Eruca Sativa), animaban las reuniones familiares. Con tan sólo 17 años se mudó a Capital Federal en busca de nuevos caminos pero siempre de manera independiente. "Nunca estudié música. No me interesaba porque creía que me iba a quitar mi color propio", aseguró Marilina que recién este año comenzó a tomar clases de teoría. Formó Connor Questa entre 2010 y 2015 y tras la disolución de la banda, la cantante y guitarrista se embarcó en un proyecto esencialmente solista, que se ve representado en dos sets: eléctrico y solo, en donde se apoya en pedales y loops.

Tras editar dos discos solistas, "El peso del aire suspirado" (2012), que fue lanzado de manera digital, y "La presencia de las personas que se van" (2014), la artista lanzó su tercer álbum, "Sexo con modelos", que presenta hoy a las 22.30, en Pugliese (Corrientes 1530). Un material intenso que aborda los vínculos superfluos que reinan en el mundo moderno con sonidos rockeros, distorsión, loops y una lírica desafiante y una estética impactante que busca generar reacciones. "El arte no tiene que ser bello ni agradable, tiene que transmitirte algo y generar una emoción. El rechazo y la ira que les generó a algunos el disco me parece hermoso, es exactamente lo que buscaba,", disparó.

Antes del show, Bertoldi dialogó con Escenario sobre su nuevo disco. Dijo: "Nos relacionamos con las cosas de una forma muy sexual, que buscamos el placer y el orgasmo y no ningún tipo de vínculo". También remarcó que no tiene miedo a generar rechazo, admitió que le cuesta estar en boca de mucha gente y habló del presente del rock: "Al rock le falta riesgo e ideología".

—¿De dónde surgió el título de tu tercer disco, "Sexo con modelos"? ¿Quisiste generar polémica con tu foto en la tapa súper delgada y vomitando?

—Me gusta la idea no explicar tanto y dejar que cada uno llegue a su propia conclusión. Desde que salió el disco me criticaron mucho y me dijeron que no es lindo. Creo que lo que busca el nombre y la estética del disco, que se complementan y explican el uno al otro, es generar algo. El arte no tiene que ser bello ni agradable, tiene que transmitirte algo y generar una emoción. Y de alguna manera, las canciones y la estética generan emociones, algunas de rechazo, y no tengo miedo a generar rechazo siempre y cuando nazcan de algo de lo que estoy completamente convencida. El rechazo y la ira que les generó a algunos el disco me parece hermoso, es exactamente lo que buscaba, el nombre quiere generar algo y busca generar un cambio. Nos relacionamos con las cosas de una forma muy sexual, en el sentido que estamos en la búsqueda exclusiva del placer y del orgasmo y no de ningún tipo de vínculo, de salir nutrido de una relación. En cuanto a lo musical, el núcleo del proyecto es tratar de hacer algo distinto, responde a una búsqueda personal de matices y colores. Busco algo que no se centre en un género, que no se encasille. Así son mis shows y mis discos. Busco un germen muy personal.

—Tus presentaciones en vivo se destacan por tus sets con loops, ¿podrías explicar de qué se trata esta técnica que es innovadora?

—Hay varios artistas que utilizan ese método, es muy particular. No es un método nuevo, pero sí está en auge. Me encantó apenas lo vi y empecé a hacer mi interpretación. Los loops se graban por cierta cantidad de tiempo, vos marcás el principio y el final, y después repetís. Grabás encima más capas y cada cosa que se graba no se puede volver a atrás, con lo cual, cada armonización tiene que estar bien trabajada. Así logré armar una versión en la cual más allá de que es una sola persona haciendo todo en el escenario, cuando se escucha, parecen muchas personas más. Y eso me parece mágico.

—¿Te sentís más cómoda haciendo tu camino independiente más que junto a una banda?

—Sí, siempre fui muy solitaria para hacer las cosas, sobre todo con la música. Esto de los loops nació cuando me separé de mi banda el año pasado, y quería salir a hacer algo nuevo sin repetir matices. Así desarrollé dos sets; el set solo en el que toco tres guitarras eléctricas, un sintetizador y muchos efectos de pedales. Y además, el formato de banda, en el que toco con cinco músicos.

—¿Cómo va a ser el show en Rosario?

—Voy con la banda y tengo momentos de set sola también. Estoy tratando de desarrollar un formato para fusionar las dos cosas.

—A tus 27 años, lográs retratar una realidad generacional: las nuevas formas de vincularse que se centran en el resultado, el efecto, y no profundizan en el contenido ni en el camino...

—La ansiedad ante todo. No se le da tiempo a las cosas, a que nos den algo más que un resultado, a disfrutar más del trayecto. Drexler dice: "amar la trama más que el desenlace". Es algo que no pasa mucho, pero que estoy aprendiendo. Estamos viviendo en una velocidad que no nos permite apreciar las cosas ni las personas. Es el placer ante todo. El hedonismo. Creo que la humanidad fue evolucionando hacia maximizar la naturaleza humana. Por naturaleza buscamos solucionar cosas y estar lo más relajados y cómodos posibles. Y quitamos del camino cosas que requieren más tiempo, o que serán engorrosas, pero que nos hacen crecer mucho. Evitamos las cosas que nos hacen crecer la paciencia y entender que las cosas llevan su tiempo, y que con el tiempo se valoran más las cosas. Queremos todo ya y gratis.

—¿Cómo fue el descubrimiento musical junto a tu hermana Lula, actual líder de Eruca Sativa, durante tu infancia en Sunchales?

—A diferencia de mi hermana, a mí siempre me tuvieron que empujar porque siempre me encantó cantar y tocar la guitarra sola pero no me gusta la exposición. Por eso desde que salió el disco me cuesta mucho estar en boca de mucha gente. Lula siempre era la que cantaba en las reuniones familiares y así me arrastraba a mí, eso me hizo muy feliz, así que se lo agradezco. Empecé mi carrera a los 22 y en estos cuatro años que llevo tocando saqué un disco por año con distintos proyectos. Hice muchas cosas en muy poco tiempo.

—¿Cómo llegaste a Capital?

—Me vine a los 17 años sola, estudiaba Publicidad y quería dedicarme a la música. Llegué con mi guitarra. Nunca estudié música. No me interesaba porque creía que me iba a quitar mi color propio. Recién este año empecé a estudiar un poco de teoría porque me di cuenta que no saber algunas cosas me está limitando un poco. Y quiero poder aportar cosas nuevas en cada disco nuevo y no repetirme.

—¿Cómo tomás las críticas y notas siendo una persona que siempre se guardó el arte para sí misma? ¿Te gusta verte en los diarios y revistas?

—No leo, no me pongo a ver mucho porque no la paso bien. Si puedo llegar al punto en el que no necesite hacerlo para hacer conocer lo que hago, lo voy a dejar de hacer. No por una cuestión de rebeldía, sino porque siento que no hay que explicar las cosas. Lo que tiene que hablar es tu material. Como estoy empezando, quizás está bueno para hacerme conocer y que más gente disfrute de lo que hago. Trato de ser lo más natural posible. Soy muy personaje cuando me hacen notas. Trato de no ser esa figurita que tiene que hacer todo correcto y formal, sino que justamente trato de que vean que detrás de toda obra profunda o no, hay un ser humano y está todo bien con tener emociones.

—Si el rock fuese correcto sería muy aburrido... Pity Alvarez y Ricardo Iorio son ejemplos de que el rock y la corrección no tienen nada que ver...

—Son auténticos. Creo que el rock se está volviendo muy correcto últimamente. Al rock le falta ideología y riesgo. Pero hay mucho corazón y un under que está por cambiar todo eso, y estoy feliz de formar parte de eso. Somos muchas las personas que pensamos así.

—¿Tenés planes de hacer una gira internacional?

—La idea es presentar este disco por todo el país. Pero definitivamente la búsqueda es hacia afuera. Me gustaría pisar tierras más lejanas.

Una artista por fuera del glamour

Melodías punzantes, letras que indagan en cuestiones de piel y un arte de tapa perturbador. "Sexo con modelos" sugiere, a través de una decena de canciones, aires de libertad y una nueva corriente del rock nacional, donde el rock más poderoso se fusiona con elementos electrónicos y loops que se repiten incesantes. "Cuando hablo de modelos, no me refiero a personas que se dediquen a modelar, sino por la manera en que concebimos al mundo, las cosas y personas desde sus significados colectivos", explicó Marilina Bertoldi y continuó: "Más allá de eso, buscaba que las palabras no fueran tan poéticas como las de mis últimos discos «El peso del aire suspirado» y «La presencia de las personas que se van». Me gustó usar palabras crudas, brutas. Y la foto del portada es muy grotesca, donde se estoy exagerando lo flaca que estoy, con sombras que marcan mis costillas, con una mirada muerta y un gesto de vómito, tratando de estar en rechazo a esa situación, del glamour y de la cuestión estilística que actualmente lidera todo".


Comentarios