Policiales
Jueves 28 de Julio de 2016

"No soy ningún delincuente y nunca quise quitarle la vida a nadie"

Lo dijo el policía acusado de balear a cuatro jóvenes tras una discusión en un local de comidas rápidas el 3 de abril de 2015

"No soy ningún delincuente y nunca quise quitarle la vida a nadie. Yo estaba perturbado por la golpiza que me habían dado y tuve una reacción desmedida. Hice tres detonaciones al suelo, nada más". Eso fue lo que declaró ayer el policía Alejandro Darío Vallejos en el inicio de las audiencias orales y públicas en las que se juzga su conducta penal. El hombre está acusado de ser el autor de una balacera ocurrida la mañana del 3 de abril de 2015 en el interior de un local de comidas rápidas ubicado en avenida Pellegrini y Corrientes, en el desenlace de una gresca que mantuvo con unos muchachos que estaban en el local. A raíz del demencial ataque, dos clientes y una empleada del negocio resultaron heridos, aunque sus vidas no corrieron peligro.

Vallejos llegó al juicio imputado de tentativa de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y portación ilegal de arma de guerra. En el alegato inicial ante la jueza Raquel Cosgaya, la fiscal Marisol Fabbro requirió ayer una pena de 7 años de prisión. A su vez Sergio Casas, el abogado defensor del policía, rechazó esa calificación penal y sostuvo que su cliente debía ser imputado sólo por abuso de arma porque reaccionó tras ser "humillado y golpeado por las víctimas en medio de una pelea".

Detalles de la noche. El agente Vallejos revistaba en el Comando Radioeléctrico y fue detenido apenas ocurrido el episodio, cuando se marchaba de la escena del incidente a bordo de su Peugeot 407 gris por avenida Pellegrini hacia el oeste. A raíz de lo sucedido, el policía fue pasado a disponibilidad mientras que un amigo que lo acompañaba y también participó de la gresca previa a la balacera fue sobreseído tras ser imputado por la fiscal Fabbro.

En la audiencia de ayer la funcionaria del Ministerio Público de la Acusación reconstruyó el incidente. Señaló que a las 6.15 del 3 de abril de 2015 Vallejos llegó al Mc Donald's de Corrientes y Pellegrini en un Peugeot 407, dominio FRC592, acompañado de Javier H. Una vez adentro del local mantuvo un intercambio de palabras con unos jóvenes que esperaban ser atendidos en la línea de cajas. Esa discusión escaló en agresiones que se trasladaron a la calle.

"Después de la pelea en la puerta del local Vallejos se subió al auto, recorrió unos metros y se detuvo abruptamente a la altura de Pellegrini 1474. Estacionó el vehículo en doble fila y se bajó portando una pistola 9 milímetros para la que no tenía autorización legal de portación. Entonces comenzó a perseguir a dos personas que se metieron en el local. Efectuó dos detonaciones, ingresó y disparó otros cuatro balazos. Tras el ataque intentó marcharse en el auto conducido por quien lo acompañaba, pero fue detenido en ese mismo lugar tras ser interceptado por un móvil policial", detalló la responsable de la acusación.

Las víctimas. En el inicio de las audiencias, ayer brindaron su testimonio Valeriano Matías A., Denis David F., Jesús Z. y Jonathan C., los cuatro muchachos vinculados con la pelea que derivó en la balacera cometida por Vallejos.

Valeriano, que fue alcanzado por una esquirla en una pierna, fue el primero en dar su versión del caso. "Salimos del bar Sinatra y fuimos con Denis, Jesús y Jonathan a Mc Donald's. Una vez adentro, mientras estábamos en la caja, Jonathan tuvo un entredicho con un gordito que le dijo «negro boliviano». Jesús y Denis salieron a la calle y siguieron discutiendo con el gordito. En ese momento, el otro tipo me pegó una patada".

"¿La persona que peleaba con Denis está en la sala?", le preguntó la fiscal. Entonces el joven señaló al policía Vallejos. Luego Valeriano continuó el relato. "Mientras peleaba con el gordito me dijo «cortemosla acá porque mi amigo tiene un fierro y se va a pudrir todo». Entonces le avisé a Denis y a Jesús que tenían un arma. Se subió (el policía) al auto con el amigo y después se bajaron con un fierro. Me metí con Denis y Jesús en el local. El tipo entró y nos disparó. A mí me tiró a la piernas. Me metí en la cocina y escuché cinco o seis tiros".

El otro joven que declaró como testigo fue Denis David F. "Mis amigos entraron (al local) y yo me quedé afuera cuidando las motos en las que habíamos llegado. En ese momento vi que salió Jesús discutiendo con dos personas. Entonces intercedí para que no se pelearan, pero el que tenía una camisa color salmón (en referencia a Vallejos) me dijo «vos no te metas», en medio de empujones al lado del Peugeot. En ese momento el de camisa salmón me dio una piña en el cuello. Me quise defender, pero me pegaron más personas. Después el hombre se subió al Peugeot color gris. Se alejaron, pero se detuvieron a mitad de cuadra. En ese momento Valeriano me dijo «andate que tiene un fierro». Entonces corrí y me quedé en la esquina. Hizo un disparo afuera e ingresó. Después efectuó un tiro a las piernas de Valeriano y de Jesús. Antes de irse hizo otro tiro hacia donde estaba Jesús. Se fue hacia el auto y en la huida lo interceptó la policía. Escuché cuatro tiros. Uno afuera, en dirección al suelo, y tres adentro. Valeriano se refugió detrás del mostrador y Jesús corrió hacia el primer piso", contó detalladamente el muchacho ante la jueza.

La discusión. En su relato, Denis aceptó haber mantenido una discusión con Vallejos y el amigo, "un gordito de camisa celeste", pero negó que tanto él como sus amigos lo hayan agredido. También admitió haber atacado el auto del policía acusado. "Le tiré una patada al auto cuando huía", señaló el muchacho. Luego de su declaración, la fiscal Fabbro le preguntó si la persona que había abierto fuego en el Mc Donald's estaba en la sala."Sí", respondió Denis mientras señalaba a Vallejos.

También brindó su testimonio Jonathan C., quien nació en Bolivia. Contó que entró al local gastronómico con Jesús. "Cuando estaba en el mostrador esperando que me atendieran sentí un roce en la remera. Un gordito con otro chico hablaban fuerte y en ese momento escuché que el gordito dijo «a éste boliviano lo voy a romper todo». Le pregunté si me lo había dicho a mí. Después salí y vi a un hombre morocho que lo estaba agarrando del cuello a Jesús. Había tres o cuatro chicos más gritando. Quise separar a Jesús. Me quedé discutiendo con tres chicos. En ese momento entró el señor (señaló a Vallejos) a Mc Donald's, levantó el arma y empezó a disparar apuntando a Jesús. Escuché cuatro o cinco tiros y creí que lo había impactado a Jesús. Después me metí en un auto de color rojo", explicó el muchacho.

—¿Cuál era el estado de mi cliente?, le preguntó el abogado Sergio Casas a Jonathan.

—Estaba alcoholizado o con alguna sustancia. Una persona normal no pudo haber hecho eso, respondió el joven.

Comentarios