Economía
Viernes 17 de Junio de 2016

"No soy cajero y no tengo una sola denuncia por corrupción"

Alejandro Ramos, ex secretario de Transporte, refutó acusaciones sobre negociados con De Vido en obras públicas en la provincia de Santa Fe

El ex secretario de Transporte de la Nación, Alejandro Ramos, negó ayer de manera enfática ser el "cajero" del ex ministro Julio De Vido en Santa Fe, tal como lo acusó el ex intendente radical de Granadero Baigorria Alfredo Secondo. Ramos adelantó que va a accionar judicialmente por esa "difamación" y señaló que no tiene ningún problema con hechos vinculados a la corrupción en toda su trayectoria política.

Ramos dijo que ya en su momento se lo había vinculado con De Vido en negocios inmobiliarios en Granadero Baigorria, puntualmente en dos emprendimientos en la costanera de la ciudad que gobernó hasta 2012, cuando pidió licencia para asumir en la Secretaría de Transporte. "Lo de las obras en la costa salió en el programa de Lanata hace cuatro años atrás. Dijeron que ahí estaba el hijo de De Vido y que yo le había facilitado la autorización. Es una mentira absoluta", enfatizó a La Capital. El ex funcionario en todo momento evidenció su molestia por tener que salir a aclarar una acusación que lo "ensucia" a él y a su familia, a la vez que recordó irregularidades de Secondo cuando fue intendente de Granadero Baigorria, como la desaparición de una caja fuerte en el municipio.

—¿Qué responde a la acusación que le hizo Secondo de que usted era el cajero de Julio De Vido en la provincia de Santa Fe?

—Lo niego absolutamente. Yo fui concejal, secretario municipal, intendente y secretario de Transporte de la Nación, y nunca tuve un problema vinculado a ningún caso de corrupción. No me extraña quién es el sale a decir esto (por Alfredo Secondo), porque ya el año pasado su hijo me había imputado por obras en Baigorria cuando yo no era ni intendente. Pongo a disposición la carta documento que le mandé en ese momento. Después no hay ningún hecho ni ninguna cuestión de auditoría que diga que en Baigorria hay un problema de alguna obra. Si hay algo, deberían hablarlo con el actual intendente.

—¿Va a accionar judicialmente contra Secondo por la acusación que le hizo?

—Sí, por supuesto. Es un deber que tengo desde el punto de vista de mi familia. Secondo hizo siempre esto en Baigorria. Lo hizo cuando fue Lanata en su momento también. Es un proceder reiterativo. Lo que también les pido es que hay que recordar quién es Secondo en Granadero Baigorria.

—¿Y quién es Secondo en Granadero Baigorria?

—Secondo fue intendente, es concejal, nunca hizo ninguna denuncia de lo que está diciendo ahora, ni él ni su hijo. Durante la gestión de Secondo se registraron los mayores problemas con las inmobiliarias, que el Estado se tuvo que hacer cargo de todos los servicios. Hubo un hecho que fue muy resonante: se robaron una caja fuerte mientras era intendente dentro del municipio, con documentación adentro que nunca se aclaró. También hubo problemas con los trabajadores, con desvíos de fondos de descuentos que eran para pagar a una mutual y que nunca se hizo. Esta es la gente que hoy habla de transparencia. También hubo obras que tuvimos que hacernos cargos nosotros que el municipio no había terminado.

—¿Usted no fue el nexo entre los intendentes del PJ y el ministro De Vido?

—Yo era secretario de Transporte del Ministerio del Interior. Yo acompañaba, y lo hice con Rosario también, para tratar de ayudar en las gestiones que venían haciendo los intendentes con sus expedientes, con la planificación dentro de los programas y la formalidad correspondientes. Nunca pude haber tenido nada que ver con un adelanto de coparticipación porque viene primero a la provincia, y desde ahí a los municipios. No sé de qué está hablando. Es algo totalmente infundado, sin ninguna veracidad.

—¿Entonces ese nexo con los intendentes era para agilizar ciertos trámites?

—No agilizaba los trámites. Lo que tratábamos, conociendo a los intendentes, es que gestionaran y tuvieran las herramientas necesarias para mejorar las condiciones de vida de sus ciudadanos. Después, cada trámite es particular del intendente con sus equipos técnicos ante las áreas correspondientes, con los trámites correspondientes y con las rendiciones correspondientes al que le llegaba la plata. Yo no era secretario de Obras Públicas. Sí trataba de dar una mano, como por ejemplo con la Universidad de Rosario. Iba, trataba de hacer la audiencia, dar los proyectos como hicimos con el Politécnico. Tendrían que hablar con la intendenta de Rosario para que diga si yo hice alguna cosa que no corresponde.

—Secondo también lo vinculó con guardería náuticas: El Tifón y Costa Bouchard. Dijo que ahí tenía acciones De Vido.

—Eso ya lo denunció Lanata como hace cuatro años. El Tifón es una empresa de Rosario, que es un emprendimiento que se empezó cuando yo todavía no era intendente, pero la verdad que fue una obra que le cambió la cara a la ciudad, porque ahí teníamos un asentamiento. Era una inversión privada, no tiene nada que ver, que yo sepa, con algún funcionario o con el hijo de tal funcionario. Lo dijeron una vez en el programa de Lanata y nunca probaron nada. Dijeron que ahí estaba el hijo de De Vido y que yo le había facilitado la autorización. Es una mentira absoluta.

—¿Cómo fue que se le llegó a poner a una calle de Baigorria el nombre de De Vido?

—Esa fue una decisión del Concejo. A Secondo le puede gustar o no el nombre. A mí, por ejemplo, no me gusta el nombre Rivadavia. A ver si ordenamos las cosas. Yo no estoy para responder las cosas que dice Secondo. A mí me está imputando de ser el cajero de De Vido. Y yo soy un funcionario que no tuvo un solo hecho de corrupción en ninguna de mis gestiones. Ese es el dato. Si después sale este tipo a decir que no le gusta el nombre de la calle... No lo puse yo, yo era el secretario de Transporte. Aparte, llamen al municipio para ver quiénes son los accionistas. Yo estoy para hablar de mí. Nunca tuve un hecho de corrupción, niego esa ofensa clara hacia mi persona, hacia mi familia. No es la primera vez que este lamentable personaje de la política de Baigorria acude a ensuciar y a hacer por los medios lo que nunca pudo hacer en una elección. Está claro que conmigo nunca pudo ganar una elección. Cuando uno es más grande debería ser más sabio y más tolerante, y no llenarse de odio, que es lo que le pasa a este hombre. También me duele que salga un título de estas características y tener que andar explicando que no soy cajero. Lo lógico sería que explique él por qué dice que soy cajero, qué pruebas tiene.

—Eso está claro en la nota, donde se dice que se mueve en el terreno de las hipótesis y se hace preguntas en función de eso.

—Sí, está bien, pero ahora yo ahora tengo que andar respondiendo, al igual que mi familia, de que yo no soy el cajero. Ustedes no son ingenuos tampoco.

—¿Pone las manos en el fuego por De Vido?

—Yo no tengo que poner ni sacar las manos. Yo hablo por mí. A uno le duele tener que salir a hablar. No me digan: «Mirá Ramos te agarraron con los bolsos a vos cuando fuiste secretario ni más ni menos que de Transporte», y tengo que andar explicando que un ex intendente de Baigorria, a quien le desapareció una caja fuerte, dice que soy un cajero. Yo no voy a hablar por otro, hablo por cómo he gestionado siempre, desde lo más chiquito hasta un área compleja y grande como es la Secretaría de Transporte. Y lo hice siempre sin ningún hecho de corrupción.

Comentarios