Edición Impresa
Sábado 03 de Noviembre de 2012

"No somos raros porque nos guste la física"

Son estudiantes del Politécnico. Ganaron los primeros premios en la XXII Olimpíada Nacional de Física realizada en la Universidad de Córdoba

"No somos «nerds» ni raros porque nos guste la física, disfrutamos con ella". Con esta idea acuerdan los cinco estudiantes del Politécnico que fueron distinguidos con los mejores puntajes en la XXII Olimpíada Nacional de Física realizada la última semana de octubre en la Facultad de Matemática, Astronomía y Física (Famaf) de la Universidad Nacional de Córdoba, auspiciada y financiada por el Ministerio de Educación de la Nación. En esta competencia nacional, alcanzaron el primer premio (compartido) Lisandro Cocca, Sebastián Meli y Joaquín Puig; el segundo premio fue para María Florencia Luque y el tercer lugar para Nicolás Curtis Mesa. Además Sebastián obtuvo el premio a la mejor prueba experimental. Ahora viene el desafío de la internacional en Copenhague (Dinamarca) para julio de 2013.

Los olímpicos que llegaron a la final de física de todo el país son estudiantes de la secundaria, que primero debieron aprobar cuatro pruebas selectivas. La competencia final — que también contó con el auspicio de la Asociación Física Argentina— se dio en la sede de la Famaf, aunque los chicos se alojaron en Carlos Paz. Allí llegaron 86 estudiantes que habían aprobado los exámenes previos. En la olimpíada pasaron por una parte experimental de la prueba (un problema de laboratorio) y otra parte teórica que tuvo tres problemas de lápiz y papel.

Mejor experimento. Sebastián Meli tiene 17 años, está en 5º y aún no se decide si seguir ciencias de la computación o ingeniería electrónica. Lo que ya sabe es que las pruebas experimentales de física no tiene secreto para él: fue premiado por haber realizado la "mejor prueba experimental", además de haber alcanzado el primer lugar en el certamen. "Lo que tuve que hacer lo entendía muy bien, fueron distintos pasos, que si bien me llevó mucho tiempo resolver —unas 4 horas— estaban bien guiados", dice y asegura que lo que más se disfruta de estos certámenes "es viajar, conocer gente nueva".

Con esa idea coincide el resto de sus compañeros, que afirman que no son ningunos "«nerds» ni raros por participar de estas olimpíadas".

Para Nicolás Curtis Mesa es la primera experiencia olímpica. Y está más que satisfecho. "La verdad es que fue bárbaro, espectacular, no tanto por la medalla sino por haber estado allá, la cantidad de amigos que hicimos", confiesa. Nicolás tiene 16 años, está en 4to. y se muestra reconfortado con la posibilidad de seguir formando parte de estos certámenes.

Lisandro Cocca —también obtuvo el primer premio— es el primero en hacer este llamado de atención para que se dejen los preconceptos de lado. "A veces la gente piensa que estamos todo el día estudiando, pero no es así. Y cuando vamos a las olimpíadas nos damos cuenta que todos somos idénticos, que el 90 por ciento del tiempo hablamos de otra cosa que no sea la física", dice quien festeja que en el tiempo libre que pasaron en Córdoba armaban unos buenos partidos de fútbol. Lisandro tiene 17 años, está en 5º y piensa estudiar ingeniería mecánica y electrónica.

Cuestión de gustos. Enseguida se engancha María Florencia Luque —quedó segunda— para expresar: "Normalmente en estos encuentros no hablamos de física con los otros chicos, más bien de lo que pasa en las provincias, de lo que nos interesa". Y añade que sumarse a esta competencia "es una cuestión de gustos, a algunos les gusta más la matemática, a nosotros resolver más estos problemas". La joven tiene 18 años, cursa el último año del Poli y ya sabe que estudiará ingeniería electrónica.

Es Joaquín Puig —también alcanzó el primer puesto— de 18 años, decidido a estudiar licenciatura en física, el que aporta una de las claves para que la disciplina tenga otro disfrute: "Algunos piensan que son todas fórmulas, que hay que estudiar de memoria, pero para nada, todo hay que hacerlo pensando y con lógica".

En la charla, los estudiantes diferencian la física de la escuela de la que se aprende para estas competencias. "Nada que ver", dicen a coro y ponen como ejemplo que uno de los problemas que les plantearon para resolver en la Olimpíada Nacional estaba relacionado con la hazaña del austríaco Félix Baumgartner que se lanzó de la estratósfera. "Fue un problema desafiante, entretenido y relacionado con la actualidad", destacaron a modo de aspiración de cómo les gustaría que la disciplina ganara lugar en las aulas.

Los que alcanzaron los primeros puestos están en condiciones en candidatearse para la 44º Olimpíada Internacional que se realizará en julio de 2013, en Copenhague.

Comentarios