Edición Impresa
Sábado 17 de Noviembre de 2012

"No somos patronales apretadoras"

"Decimos que es una mala noticia porque es una reforma a la ley 6.427 que impone una sanción económica a los colegios por ejercer un derecho que tienen". Así explica el secretario ejecutivo de la Fesaiep, Carlos Arrebola, el título del portal de la entidad que define como "Muy malas noticias..." la media sanción que le dio Diputados a la ley que pone límites a los despidos sin causa.

Arrebola también pone en duda "la legalidad de este proyecto de ley". En su opinión, "se está deformando parcialmente la ley provincial, con una sanción a quienes legítima y legalmente pueden utilizar este camino para resolver una situación conflictiva".

"No hay que olvidar también —continúa— que a diferencia de los docentes oficiales que tienen la estabilidad del empleado público, los privados no la tienen". Enseguida se explaya sobre esta idea: "Tal vez sería interesante y no me negaría a un debate de si a los docentes privados les correspondería que tengan o no estabilidad".

Para Arrebola, los despidos "generalmente son salidas a los conflictos entre el personal y las instituciones privadas que gestionan un determinado colegio". También dice que los despidos sin causa "son muy excepcionales" y "si se llega a esta situación es porque no hay otra solución".

Según el representante, la decisión de avanzar con este proyecto "es muy injusta" porque se sanciona "una salida que a veces es la única para resolver un conflicto, que tal vez ahora quede eliminada porque los recursos de las escuelas son muy justos y no van a poder ejercer este derecho a sabiendas que les van a sacar una porción de su subsidio estatal que es fundamental".

Consultado sobre si los casos de "cese" laboral no podían compararse con los "retiros voluntarios" a los que suelen apelar las empresas pero que en realidad son despidos encubiertos, asegura que "la ley contempla la posibilidad de llegar a una disolución de mutuo acuerdo" e insiste en recalcar que "no es una práctica de las escuelas de gestión privada" despedir personal. "Las escuelas tienen vocación de servicio, nos son empresas comerciales, son instituciones de 100, 50 años, no somos patronales apretadoras como por ahí se quiere hacer pasar, a veces de manera injusta".

Se queja y expresa: "A veces tengo la impresión de que para nosotros (las patronales) son todas las obligaciones y ningún derecho".

"Ahora —manifiesta— se pone en cuestionamiento esta facultad que tenemos, sin embargo hubo momentos de la historia de la Argentina, como la crisis del 2001, donde las empresas echaban gente y los colegios conservaban todas sus plantas escolares. Mientras las empresas cerraban, los colegios siguieron adelante".

Comentarios