Messi
Domingo 11 de Septiembre de 2016

No siempre te salva

No hay secreto que valga. Ni indicaciones que alcancen. Así se trate de Messi. Cuando un equipo no es realmente un equipo ni el mejor del mundo puede hacer demasiado.

No hay secreto que valga. Ni indicaciones que alcancen. Así se trate de Messi. Cuando un equipo no es realmente un equipo ni el mejor del mundo puede hacer demasiado. Aunque muchas veces Leo hizo de las suyas y consiguió lo que se proponía. Claro, no siempre. Ni en Barcelona. Y menos en un Barsa con varios suplentes, que seguramente serían titulares en otros conjuntos españoles pero no tienen la costumbre de jugar seguido. Un llamado de atención, una muestra de lo que es el fútbol, ¡por suerte! La lógica era que Barcelona goleara (como un 6-1 en el 2002) a Alavés, un equipo recién ascendido. Y que si jugaran diez veces más, nueve serían triunfos, y varios también por goleada. Esta (ayer) fue la excepción: 1-2. ¡Ahhh! En el Camp Nou.

"Entrá y salvanos"... "Hacé algunas de las tuyas y listo"... ¿Algo así le habrá dicho el entrenador Luis Enrique a Leo?

Iban 60' (estaban 1-1) cuando el DT hizo ingresar al rosarino, al que había reservado por dos motivos: por la molestia en el pubis que lo aqueja desde el partido de la selección argentina ante Uruguay (se bancó los 90', hizo el gol del triunfo y marcó la gran diferencia), el que lo dejó afuera del choque con Venezuela (¡y cómo lo extrañaron los dirigidos por Bauza!); el otro es que el martes los blaugranas debutarán en la Champions ante los escoceses de Celtic, como locales.

Esta última alternativa es por la que Barcelona no fue el Barsa original, en la 3ª fecha de la liga. Jugó sin el uruguayo Luis Suárez (entró a los 66'), aunque con el brasileño Neymar (actuó los 90'). Estuvo Mascherano todo el partido, pero no Piqué. En el medio se movió Busquets y recién a los 64' ingresó Iniesta.

Las últimas dos variantes después del 1-2 (a los 63'), cuando las papas quemaban en el estadio barcelonista.

Y ni con Messi ni Iniesta ni Suárez ni Neymar. Barcelona no pudo evitar perder 2-1 con Alavés. Y el rosarino sólo tuvo dos apariciones: un remate desviado a los 72' y una sutileza al arco a los 93', con la que finalizó el partido.

Esto es sólo una muestra. Y vale para todos los equipos. Sí, equipos. Los que se arman en base a un conjunto de futbolistas. Lo que buscan los técnicos. Claro, los destacados, las figuras, los magníficos muchas veces logran marcar la diferencia, salvar a todos, como en la escondida (¿algunos chicos todavía la jugarán?) cuando aparece el último. Pero no siempre. Como ayer, cuando a Messi no le alcanzó con jugar los últimos 30' para salvar del papelón a Barcelona, que perdió en su cancha contra un equipo al que debería haber goleado.

Comentarios