Edición Impresa
Sábado 07 de Junio de 2014

"No se puede definir a las apuradas"

La secretaria general de Amsafé provincial, Sonia Alesso, consideró que si es necesario postergar la presentación del diseño final ante Nación, se postergará: “Hemos pedido al Ministerio que se garantice el tiempo necesario para alcanzar los consensos que la reforma curricular requiere”. Recordó que se trata de “tiempos institucionales” y de “jornadas gremiales”. Puntualizó que solamente se ha concretado una jornada gremial para analizar estos cambios, de las tres solicitadas. Un espacio que analiza como indispensable para que “los profesores puedan participar activamente” sobre todo porque “no es un trabajo que se pueda definir a las apuradas”.

Para la dirigente de los maestros, en el espíritu de los profesores está la necesidad de los cambios, pero sobre todo del debate real, algo que no significa un rechazo a las transformaciones. Recordó que en algunos institutos de la provincia se ha avanzado en la discusión más que en otros. Y por eso entiende que todos deben tener las mismas oportunidades de trabajo. También que la normativa nacional fija un piso de horas y no un techo, por eso se cuidará muy bien que cualquier cambio que se proponga sea sin afectar las horas cátedra de cada institución.

Por su parte, y en declaraciones a este medio, la directora provincial de Educación Superior, Irene López, había manifestado que “ningún docente perderá horas de trabajo” con los nuevos planes de estudio. Aunque admitió que habrá “recortes de horas” en los nuevos planes en lo que se conoce como formación específica de la disciplina, algo que atribuyó a las normativas vigentes y que surgen de los acuerdos del Consejo Federal de Educación. López puntualizó que ese recorte de horas no debía entenderse cómo “pérdida de la vinculación laboral”, ya que pasarán a cumplir otras funciones como de investigación, capacitación o asesoramiento a otras escuelas, entre otras, y siempre dentro del mismo instituto.

Comentarios