Edición Impresa
Sábado 07 de Abril de 2012

"No se pierdan la experiencia de leer en familia, no tiene precio"

La educadora Natalia Porta López, del Plan de Lectura, habla del vínculo afectivo que pueden crear los textos

Parece una obviedad, pero la buena costumbre de acercarse a los textos sigue mostrando resultados positivos. La imagen de un joven leyendo por fuera de la escuela ensancha el pecho y las expectativas a futuro del observador con ansias educativas. Con datos concretos lo reafirma el último censo del ONE (Operativo Nacional de Evaluación) del Ministerio Nacional de Educación, cuyos resultados se difundieron el año pasado. El "capital cultural familiar" y el desempeño del alumno están íntimamente ligados: del análisis de los resultados de matemática surge que, entre los alumnos que declaran tener escasa cantidad de libros en sus casas solamente el 4,4 por ciento obtiene desempeño alto. Por su parte, el porcentaje de alumnos con desempeño bajo desciende a medida que la cantidad de libros en el hogar aumenta, tanto en el caso de matemática como en el de lengua.

La coordinadora de la Región 4 (que incluye a Santa Fe) del Plan Nacional de Lectura, Natalia Porta López, da su mirada personal sobre este vínculo entre lectores y acceso a los textos. También sobre la importancia de leer en familia, sobre lo cual sentencia: "No se pierdan la experiencia de leer en familia. Crear vínculos y recuerdos y referencias comunes que no sean los de la tele no tiene precio".

-El resultado del estudio del ONE comprueba que los chicos que tienen libros en su casa y leen en su tiempo libre rinden más. ¿Cómo se promueve y sostiene esta tendencia?

-Estamos en el buen camino. El Plan Nacional de Lectura lleva publicados y entregados a los estudiantes millones de libros destinados a fortalecer y renovar sus bibliotecas personales. Las colecciones de cada año "Para seguir creciendo" fueron enviadas en diciembre a las escuelas y entregadas a los egresados de cada nivel con la intención de que los chicos las leyeran en vacaciones. Los tomos de la colección "El libro de lectura del bicentenario" destinados al secundario se entregaron a todos los estudiantes. Contenían literatura de grandes autores argentinos, clásicos y contemporáneos. Este año también habrá libros para entregar directamente a los estudiantes. Están previstas ediciones para nivel inicial y para los primeros años de la primaria. Los logros de esta iniciativa los veremos cuando estén los resultados de la próxima Encuesta Nacional de Lectura, cuya toma de campo se realizó a fines de 2011. La última medición se había hecho en 2001. Allí sabremos si las estrategias que estamos implementando para hacer una nación de lectores están funcionando. Soy optimista al respecto.

-¿Cómo se articulan las acciones del Plan de Lectura con las currículas escolares y con los docentes?

-Las acciones que propone el plan son para todos los niveles y modalidades del sistema educativo, porque la lectura es un tema transversal que atraviesa y condiciona además a todas las disciplinas. ¿Cómo resolverá una consigna de geografía o un problema matemático si el estudiante no comprende lo que lee? Y la estrategia que proponemos es la propia lectura. Será una verdad de perogrullo pero "se aprende a leer leyendo" y eso es lo que proponemos, que se destinen tiempos diarios para la lectura colectiva, individual, entre docentes, en las escuelas desde el jardín de infantes y hasta la secundaria, también en los institutos de formación docente. Además los maestros y profesores pueden solicitar al Plan talleres de formación en pedagogía de la lectura, en literatura infantil y juvenil así como de lectura en voz alta. La gran pregunta en esos talleres siempre es "qué leer". Para ello hemos editado -llegarán a las escuelas- dos tomos de libros recomendables nacionales e iberoamericanos, reseñados y comentados, que se pueden consultar por edades de los estudiantes y por temas. Están en marcha también ediciones para las bibliotecas escolares en los cuales la literatura se cruza con otras disciplinas como la historia, la matemática y otras ciencias, siempre con sus cuadernillos pedagógicos. Todos los recursos del Plan: conferencias de especialistas, listas de libros recomendados, ediciones literarias, audiocuentos, materiales pedagógicos todo está en la web, se puede bajar y solicitar gratuitamente (www.planlectura.educ.ar).

-¿Qué se pide a las escuelas para esto?

-La idea es contar con un referente institucional en cada escuela; así que si alguien quiere ser el líder de la promoción lectora en su escuela, nosotros lo apoyaremos on line, le enviamos los materiales y acompañamos su trabajo en la implementación de las sugerencias del Plan en su establecimiento educativo. Sólo tienen que escribirnos. Estamos armando una red virtual de escuelas lectoras del litoral, donde damos visibilidad a las experiencias: planlecturaregion4.blogspot.com

-¿Qué recomendaría para leer en familia?

-Vuelvan siempre a María Elena Walsh. Chicas, lean el cuento "El árbol de lilas", de María Teresa Andruetto, no importa la edad que tengan. Bueno, no solamente las chicas. Y no crean que "Una chica a la antigua se enamora" (Louisa Alcott) está pasado de moda. Para los que ya se leyeron todo "Narnia" y "Harry Potter", no dejen de leer "La historia sin fin", de Michael Ende y "La saga de los confines", de Liliana Bodoc. Pueden leer por capítulos "El curioso incidente del perro a medianoche", de Mark Haddon o "El niño del pijama de rayas", de John Boyne. Lean "Cuentos con mi papá", de Mempo Giardinelli y todos los de enigmas de Pablo de Santis y Marcelo Birmajer. Encuentren "El oso que no lo era", de Frank Tashlin y "Los sapos de la memoria", de Graciela Bialet. Revuelvan, que casi todas las mamás pueden tener alguno de los libros amarillos de la Colección Robin Hood para compartir o búsquenlos en las bibliotecas, están seguro. No se pierdan la experiencia de leer en familia. Crea vínculos y recuerdos y referencias comunes que no sean los de la tele no tiene precio. Y son para siempre.

Comentarios