Edición Impresa
Sábado 22 de Septiembre de 2012

"No pensé que podía pasarnos"

Gabriela M. es mamá de tres niños en edad escolar. Dos de ellos en la primaria. "Uno de mis hijos va a tercer grado en una institución privada. Tiene Facebook al igual que muchos de sus compañeritos. Como siempre controlo qué escribe, descubrí que habían creado en la red social un grupo en el que agraviaban a uno de ellos. Fue un impacto muy fuerte, nunca pensé que podía pasar entre chicos tan pequeños y con tanta agresividad". El relato desnuda una realidad frecuente que no todos los papás perciben. "Lo hablamos en familia y también trasladé la inquietud a otras mamás, sin embargo, muchas lo minimizaron", relata Gabriela.

Alejandrina Lassaga, madre de un niño de 7 años comenta que "pensé que se trataba de un fenómeno de otros países, pero descubro que lo hemos importado sin restricciones". Agrega que "el año pasado, un compañero del grado de mi hijo sufrió agresiones por estar excedido de peso; se trató el tema en una reunión de padres, y sin dar nombres, la maestra pidió que charlemos también en casa el tema de las diferencias y la aceptación". Para Alejandrina, "lamentablemente la influencia de los estereotipos es muy fuerte. Recibimos bombardeos permanentes respecto de que hay que tener el mejor cuerpo, ser el más rico, el más exitoso, el mejor; tal vez estas formas de violencia escolar no son otra cosa que la consecuencia de esa presión que todos tenemos por encajar en los modelos que nos venden".

Patricio S. reconoce que "en la escuela de la zona oeste a la que va mi hijo hubo casos de bullying; no estoy tan preocupado porque creo que la mejor defensa para evitar estas situaciones está en el hogar y que por lo tanto, si somos adultos responsables, tenemos herramientas para generar un cambio y mejorar; por otro lado, pienso que muchos papás delegan en las escuelas lo que no están capacitados para ejercer en sus hogares. Es un trabajo de todos".

Los profesionales recomiendan no minimizar los hechos y denunciarlos cuando se presentan de una manera adulta y siempre desde la reflexión.

Comentarios