Edición Impresa
Sábado 15 de Septiembre de 2012

No pasan los 15 y ya se destacan en física, química y biología

Alumnos del Politécnico y de la Escuela Arzeno fueron premiados en la Olimpíada de Ciencias Junior

Estudiantes rosarinos del Politécnico y de la Escuela Juan Arzeno fueron premiados en la Olimpíada Argentina de Ciencias Junior, realizada la semana pasada en Mendoza. La competencia pone a prueba cuánto saben los chicos que no pasan los 15 años, de física, química y biología. Es organizada por la Universidad Nacional de Cuyo en forma conjunta con la Asociación de Profesores de Física de Argentina, y financiada por el Ministerio de Educación de la Nación. Destacan que sobre todo es un "encuentro enriquecedor" para los alumnos ya que promueven el acercamiento al trabajo científico y al interés por las ciencias.

Esta olimpíada está dirigida a los chicos y chicas de hasta 15 años, abarca distintas instancias. La nacional se realizó en Mendoza la semana pasada y allí alcanzaron el primer premio Gianni Weinand y Lucio Maldonado; el segundo premio: Iván Dlugovitzky y Agustín Maldonado. Los cuatro son alumnos del Instituto Politécnico General San Martín, que depende de la Universidad Nacional de Rosario (UNR). A su vez, Gianni Weinand compartió el segundo premio en la Olimpíada Americana de Ciencias Juniors.

En el mismo certamen nacional, recibieron menciones de honor cuatro alumnos de la Escuela Nº 83 Juan Arzeno de Rosario. Se trata de Federico Fornasier, Ignacio Santi, Paula Sabesinsky y Chiara Quintas.

Tendencias. Este aspecto de la olimpíada de poder integrar saberes de tres disciplinas: física, química y biología es el que destaca el profesor Juan Farina, integrante del Comité Ejecutivo de la Olimpíada Ciencia Junior. Dice además que "el programa está adaptado del Bachillerato internacional, y permite que los chicos se aproximen al trabajo científico y trabajo de laboratorio ya que una de las pruebas es de carácter experimental en donde se conjugan las destrezas y habilidades de las tres disciplinas".

"Es de hacer notar —agrega— que en el mundo se trabaja hoy de manera multidisciplinaria, pero previamente trabajando cada disciplina en forma independiente".

Para Farina, esta competencia es "un reconocimiento de la importancia que deben tener las ciencias naturales en la educación general de los chicos y en todos los aspectos de su vida". Sobre esta mirada se extiende para afirmar que se trata de un hecho puramente educativo, del que "no hay duda que estimula el interés de los chicos por las ciencias naturales, despierta vocaciones (ya que al estar en contacto con la experiencia y los problemas permite ver de qué se trata cuando se habla de ciencias naturales); mejora y desarrolla cognitivamente en un modo de pensar la ciencia; promueve la colaboración científica al trabajar en equipos, y los chicos hacen amistades trabajando en un objetivo común (interés y desafío por las ciencia)".

El profesor explica que también permite "comparar las tendencias curriculares y educativas en la educación científica en otros países como cuando se participa en el evento internacional y entre nuestras provincias a nivel nacional". Y destaca que "el gobierno al auspiciar y financiar este evento promueve la actividad científica, los chicos desarrollan sus talentos en ésta área, se relacionan con la ciencia y con otros compañeros a edad temprana".

Por su parte, el profesor Ignacio Tabares, docente del Instituto Politécnico (UNR) que trabaja en este proyecto, considera que "las Olimpíadas de Ciencias Junior es un encuentro enriquecedor desde diversos puntos de vistas: los chicos se integran desde el primer día haciendo nuevas amistades y esto les permite conocer otras realidades socioculturales de nuestro país; se acercan a la ciencia de una forma divertida sacándole todo el jugo a la disciplina y para nosotros es lo mejor que nos puede pasar como docentes, que realmente se interioricen en esto simplemente porque les gusta y les apasione".

Prueba. La competencia, auspiciada por la Cátedra Unesco de Ciencias, está dirigida a estudiantes de todo el país hasta 15 años y se evalúa con pruebas integradoras sobre los saberes de las ciencias naturales en las disciplinas física, química y biología.

Participan divididos en dos niveles independientes uno del otro; uno para la primaria y otro para la secundaria básica (los dos primeros años). Abarca instancias que arrancan en los colegios y llegan a una etapa nacional para los dos niveles, y otra internacional para el nivel 2. Para los que están en la primaria, el desafío es a resolver una prueba experimental y tiene la modalidad de elección múltiple. Y en el caso del secundario es un teórico individual que abarca treinta preguntas de opción múltiple y tres problemas (de física, química y biología), además de un examen experimental en equipos de dos alumnos.

Comentarios