Edición Impresa
Miércoles 25 de Marzo de 2015

No es una obligación, sí un sentir

Pocas instituciones deportivas y muchos menos deportistas hicieron referencia al Día de la Memoria.

Escribir una columna como esta, pensar un título y explayarse sobre algún tema deportivo de momento resulta raro un 24 de marzo. Y a pesar de que se escriba mucho en la redacción, en la sección que sea, es difícil abstraer la cabeza y separarla de temas que claramente son menos importantes cuando se transita el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia, a 39 años del último golpe militar. Justamente, de eso se trata, de recordar, para no repetir errores, para valorar la democracia, para sujetar con fuerza las banderas de la libertad.
 
En este contexto, algo llamó la atención ayer. Pocas instituciones deportivas (Rosario Central y Newell’s sí lo hicieron) y muchos menos deportistas hicieron referencia a un día tan especial para la historia de los argentinos. En tiempos en que los atletas utilizan las redes sociales para expresar cualquier cosa, es al menos raro que casi nadie haya tenido nada que decir. Llama la atención porque, contrariamente a lo que se cree, el deporte y la política estuvieron históricamente emparentados. Para bien y para mal.
 
El Mundial de fútbol de 1978 fue la gran cortina utilizada por las fuerzas militares. Incluso todavía hay deportistas desaparecidos. Tomar parte, en un día tan especial, no es obligatorio pero sí interesante porque las voces de los personajes públicos (y pensantes) suelen sonar más fuerte. Aunque claro, antes de cualquier postura, primero hay que sentirla.
 

Comentarios