Ovación
Sábado 08 de Octubre de 2016

No es en F-1, pero...

Amantes del automovilismo, nostálgicos de las doradas épocas del Lole, a alargar la noche del sábado frente a la TV.

Amantes del automovilismo, nostálgicos de las doradas épocas del Lole, a alargar la noche del sábado frente a la TV. No engañarse, no es la Fórmula 1, no es el cielo tuerca, pero se le parece bastante. Más porque el argentino que se sentará de nuevo en un monoposto es el último que se dio el gusto de subirse a un F-1: José María López.

Lo dicho, no será en la máxima categoría del automovilismo mundial, pero sí en su símil de autos eléctricos: la Fórmula E, que en Hong Kong iniciará su 3ª temporada a las 5 de la mañana, en transmisión en directo por Fox Sports3. Pechito se merecía una oportunidad así. Después que se frustró como nadie cuando fue estafado por el equipo fantasma estadounidense USF1 para debutar en la temporada 2010 de la Fórmula Uno, debió abrumar con su talento en el Mundial de Turismo para volver a tener esta chance.

López testeó por última vez al Renault de F-1 en 2006 y nunca más se subió a un monoposto. En la década que siguió profesionalizó el automovilismo argentino y volvió al mundo para sus 3 títulos de WTCC, los primeros mundiales después de Fangio (el Zorro Zampa, de Arminda, obtuvo el Europeo de TG2 en el 77 y el Poppy Larrauri, de Granadero Baigorria, el Europeo de F-3 en el 82). Ahora, con un team ex F-1 como Virgin, cumplirá un sueño. Harto merecido.

Comentarios