Central
Lunes 21 de Noviembre de 2016

No cobró falta clara a Ferrari y sí un off side que no fue

Herrera falló en la jugada en que el Loncho pidió penal y cortó mal una acción de gol al final.

Después de las expulsiones de Teo Gutiérrez y Centurión hubo otras jugadas en las que el juez no estuvo del todo fino en sus decisiones. Dos en contra de Central y otra en la que pudo haber expulsado a Mauricio Martínez. Esas acciones fueron la clara falta de Fabra sobre Paulo Ferrari, a los 30' del primer tiempo, en el límite del área, y en el offside que no fue de Camacho en el final.

Unos cuantos minutos después del tumulto que terminó con las expulsiones, Montoya fue víctima de un foul de Bentancur y mientras la defensa xeneize caminaba a tomar posiciones los canallas movieron rápido para Ferrari. Cuando el Loncho iba entrando al área fue derribado por Fabra. Una falta clara que sólo el marcador de punta canalla reclamó (lo hizo tomándose la cabeza). Herrera hizo señas de que no hubo contacto. El mayor error fue desestimar la infracción. Sí quedó para la discusión si fue afuera o cuando ya había pisado la línea del área.

De allí hasta el final fue un partido demasiado tranquilo, sin grandes polémicas. Promediando el segundo tiempo, Martínez cometió una falta que pudo haber sido víctima de amarilla (era la segunda), pero los jugadores de Boca no cargaron las tintas.

Quizá el error más grosero haya sido el del final, que fue más del primer asistente Norberto Moyano que del propio Herrera. Después de un rebote en un tiro libre, Colman asistió a Camacho, dentro del área. El uruguayo, que estaba claramente habilitado, la cedió al centro para la entrada libre de Ferrari. Pero Herrera ya había hecho sonar su silbato, lo que provocó el enojo y la protesta de Camacho, por lo que fue amonestado.

Un par de decisiones desacertadas (una con enormes dudas) de parte de quien hoy por hoy es el árbitro mejor raqueado del fútbol argentino.

Comentarios