Edición Impresa
Viernes 18 de Enero de 2013

No basta la conciencia del corredor

La salud física de los corredores no es una cuestión menor considerando que Rosario es “la capital de los maratones”...

La salud física de los corredores no es una cuestión menor considerando que Rosario es “la capital de los maratones” a partir de la cantidad de pruebas de calle que organiza durante el año. Si bien el reglamento de cada una de esas carreras aconseja una evaluación médica antes de participar, ¿quién garantiza que exista plena conciencia para cumplir con ese chequeo de rigor? En los deportes federados, existe la obligación de una evaluación médica. En cambio, el mundo de los maratones comprende a una mayoría que no está federada a ninguna asociación atlética, y entonces depende de la voluntad de cada uno de visitar al médico. El riesgo es grande y no se circunscribe a los maratones de la ciudad. Sucede en todo el mundo. Al respecto, los organizadores de los maratones tienen un paraguas protector, “el deslinde de responsabilidad”. Cada corredor acepta este requisito con su firma, declarando estar apto físicamente para competir, y eximiendo a los encargados de la prueba de cualquier inconveniente, renunciando a toda acción legal. Pero no todos tienen la capacidad de tomar los recaudos necesarios para evitar cualquier desgracia. Es un vacío preocupante, y una situación beneficiosa para los organizadores. ¿Rosario será capaz de sentar un precedente a nivel mundial exigiendo a los participantes controles médicos periódicos?

Comentarios