Información Gral
Viernes 15 de Julio de 2016

"No abuséis de las chavalitas", les habían pedido a los condenados

Un juez de Pamplona dictó ayer la prisión provisional de cinco jóvenes detenidos por haber violado a una joven de 18 años en la capital navarra. Los cinco muchachos, oriundos de Sevilla, la tarde anterior a la madrugada de la vejación habían subido una foto en las redes sociales que los muestra juntos y debajo de la cual quedó impreso un comentario sugerente de un conocido: "Pfff aquello es un señor fiestón. Pasarlo bien... No abuséis de las chavalitas que allí están..."

Un juez de Pamplona dictó ayer la prisión provisional de cinco jóvenes detenidos por haber violado a una joven de 18 años en la capital navarra. Los cinco muchachos, oriundos de Sevilla, la tarde anterior a la madrugada de la vejación habían subido una foto en las redes sociales que los muestra juntos y debajo de la cual quedó impreso un comentario sugerente de un conocido: "Pfff aquello es un señor fiestón. Pasarlo bien... No abuséis de las chavalitas que allí están..."

La joven que denunció la violación dijo: "Intenté escaparme pero no pude. Me taparon la boca para que no gritara". Contó que la violaron en un portal. "Me rodearon los cuatro y me tiraron al suelo, en esa posición me quitaron el sujetador y me quitaron los botones del pantalón".

La resolución del juez aportó un dato nuevo: los jóvenes "grabaron los hechos" con un celular. Para el juez, el video muestra "la participación colectiva de todos ellos".

Debate. Más allá de las agresiones sexuales está claro que los toros significan una tradición que está cada vez más en entredicho en España. La acritud de los críticos de la tauromaquia alcanzó cotas máximas a principios de esta semana, cuando ciertos defensores de la causa animal se regocijaron en las redes sociales del fallecimiento del joven torero Víctor Barrio, corneado por un toro el sábado.

En la polémica incluso intervino el jefe del gobierno Mariano Rajoy, que se mostró consternado por estos insultos "bárbaros".

Unos días antes, militantes antitaurinos cubiertos de sangre falsa llenaron las calles para protestar contra el inicio de los tradicionales encierros.

La tradición medieval del Toro de la Vega, en la que sueltan un toro por las calles del pueblo de Tordesillas para que los participantes lo lanceen hasta la muerte, podría tener sus días contados tras las protestas.

Comentarios