El Mundo
Sábado 20 de Agosto de 2016

Niza se suma al veto al burkini en sus playas

La ciudad de Niza se sumó ayer al veto en sus playas al burkini

La ciudad de Niza se sumó ayer al veto en sus playas al burkini, el traje de baño usado por algunas mujeres musulmanas y centro de una polémica en las últimas semanas, una decisión en línea con lo decretado ya en otros diez municipios de la Costa Azul, lo que eleva a una quincena las localidades francesas que prohibieron esta vestimenta o anunciaron su intención de hacerlo, indicó la prensa local. Así lo informó ayer el diario local Nice Martin, que agrega que como en otras localidades, las autoridades municipales alegan "motivos de seguridad y de higiene", y frenan el acceso al baño a quien no disponga de un traje "correcto, que respete las buenas costumbres y el principio de laicismo".

Niza fue escenario, el 14 de julio pasado, del tercer gran ataque yihadista en Francia desde enero de 2015, cuando Mohamed Lahouaiej Bouhlel, un residente tunecino en Francia condujo deliberadamente un camión de 19 toneladas hacia una multitud que celebraba el Día Nacional de Francia, en el Paseo de los Ingleses, matando a 85 personas e hiriendo a más de 300.

La polémica sobre esa prenda de baño islámica comenzó la semana pasada, aunque en el marco de un creciente rechazo a cualquier expresión musulmana, tras la anulación de una jornada reservada para mujeres con ese traje de baño en un parque acuático cerca de Marsella, y se extendió cuando se difundió que Cannes había sido la primera en vetarlo de forma general en sus playas.Antes de que se conociera la decisión de Niza, el ex alcalde de esa ciudad, el conservador Christian Estrosi envió hace tres días una carta al primer ministro, Manuel Valls, en la que expresaba su rechazo al burkini o al velo integral y reclamaba la actuación del Ejecutivo. Estrosi solicitaba "todas las medidas que permitan luchar contra prácticas comunitarias radicales", en las que incluía a ambas prendas.

En la Justicia. El socialista Valls descarta legislar al respecto y apuesta, en cambio, por el cumplimiento firme de la ley en vigor contra otros atavíos islámicos, como el burka, que cubre todo el rostro, y el niqab, que solo deja ver los ojos, y de la que proscribe en centros educativos de primaria y secundaria todo signo religioso ostentoso.

La Liga de los Derechos Humanos (LDH) y el Colectivo contra la Islamofobia en Francia (CCIF) llevaron ante la Justicia algunas de esas prohibiciones, pero sus recursos fueron rechazados hasta ahora.

Ayer, el Tribunal Administrativo de Niza examinó en concreto su recurso contra el Municipio de Villeneuve Loubet, y está previsto que haga pública su decisión este próximo lunes sobre ese veto que, en opinión del abogado de la LDH, Patrice Spinosi, solo puede "exacerbar las tensiones".

Comentarios